| a las cinco en punto de la tarde |


Abecedario en construcción sobre notas de Enrico Príncipi encontradas en un Cuaderno


Y un buen día...
Todo.


A


Adonde
Más allá de la oreja existe un sonido, en el extremo de la mirada un aspecto, en las puntas de los dedos un objeto: es allí adonde voy. En la punta del lápiz el trazo. Donde expira un pensamiento hay una idea, en el último suspiro de la alegría otra alegría, en la punta de la espada la magia: es allí adonde voy. En la punta del pie el salto. Parece la historia de alguien que fue y no volvió: es allí adonde voy. ¿O no voy? Voy, sí. Y vuelvo para ver cómo están las cosas. Si continúan mágicas. ¿Realidad? Te espero. Es allí adonde voy. En la punta de la palabra está la palabra. Quiero usar la palabra "tertulia", y no sé ni donde ni cuándo. Al borde de la tertulia está la familia. Al borde de la familia estoy yo. A la orilla de mí estoy yo. Es hacia mí adonde voy. Y de mí salgo para ver. ¿Ver qué? Ver lo que existe. Después de muerta es hacia la realidad adonde voy. Mientras tanto, lo que hay es el sueño. Sueño fatídico. Pero después, después todo es real. Y el alma libre busca un canto para acomodarse. Soy un yo que anuncia. No sé sobre qué estoy hablando. Estoy hablando de nada. Yo soy nada. Después de muerta me agrandaré y me esparciré, y alguien dirá con amor mi nombre. Es hacia mi pobre nombre adonde voy. Y de allá vuelvo para llamar al nombre del ser amados y de los hijos. Ellos me responderán. Al fin tendré una respuesta. ¿Qué respuesta? La del amor. Amor: yo os amo tanto. Yo amo el amor. El amor es rojo. Los celos son verdes. Mis ojos son verdes. Pero son verdes tan oscuros que en las fotografías salen negros. Mi secreto es tener los ojos verdes y que nadie lo sepa. En el extremo de mí estoy yo. Yo, implorante, yo, la que necesita, la que pide, la que llora, la que se lamenta. Pero la que canta. La que dice palabras. ¿Palabras al viento? Qué importa, los vientos las traen de vuelta y yo las poseo. Yo a la orilla del viento. La colina de los vientos aullantes me llama. Voy, bruja que soy. Y me transmuto. Oh, cachorro ¿dónde está tu alma? ¿Está cerca de tu cuerpo? Yo estoy cerca de mi cuerpo. Y muero lentamente. ¿Qué estoy diciendo? Estoy diciendo amor. Y cerca del amor estamos nosotros.
(Clarice Lispector, "Es allí adonde voy")


Agujero

Mi padre solía cantar
en las calles y en los colectivos
en las fiestas privadas
y en las fiestas públicas.
Al final de cada canción
agarraba la guitarra por el mango
la pasaba por delante del público.
Y en el agujero acústico
a veces
alguno
depositaba dinero abollado.

Al llegar a casa
nos llamaba eufórico
a mi hermana y a mí.
Nuestro trabajo consistía
en meter la mano en ese agujero
y -sin dañar las cuerdas-
rescatar los bollitos.

Un día encontré un billete falso.

(María Belén Aguirre, "Ars Vivendi" | El Pater)


(The artist is present | Akers - Dupre)


Alguien
No espero a nadie
e insisto en que alguien tiene que llegar...
(José Lezama Lima, "El pabellón de la vacuidad")


Algo
Vivimos en las fauces de la nada. Tenemos algo que decir.
(Raúl Gustavo Aguirre, Olas)


Amarillo
Estas hojas están amarillas,
la luz las hace amarillas,
hace de ellas un espectro.
Pero es de estos abismos que quería hablar,
de estas calaveras deformes que hacen señas;
huyen como el ruido del tren,
pero cuando aún son escuchables,
pisan a alguien.
Matan de lleno.
(Emiliano Bustos, "Amarillas" | El arcano o el arca no)


Amor (I)
La paradoja constitutiva del amor hace referencia precisamente a este carácter del pasado en relación con el presente: el presente no podría pasar a menos que el pasado del amor (toda la historia amorosa) coexista con él. No es que el pasado del amor sea un antiguo presente que ha dejado de existir sino todo lo contrario: es la profundidad propia del amor, de la que depende para pasar a la existencia. El amor hunde sus raíces en el tiempo absoluto de su propio pasado y allí encuentra su fuerza. Si lo propio del presente (y de la sexualidad, que es presente puro) es la existencia actual bajo la forma de una sucesión de diversos instantes (antes y después), el pasado puro, fundamento y profundidad del tiempo amoroso, en cambio, se caracteriza por la “coexistencia virtual” de sus diversos niveles con el presente. Cada punto de presente contiene todos los yacimientos de pasado y eso es el amor.
(Daniel Link, "La verdad del amor")


Amor (II)
Lo único que me saca de mí es el amor.
(Lucía Disalvo)



(Mark Rothko)


Amor (III)

Dirá alguien que un hombre
no debe exponer su amor
en la plaza pública.

Yo responderé que un hombre
no tiene nada mejor,
más puro y más digno
de ser perpetuado, que su amor.

(Louis Aragon, "Del poeta a su Estrella")


Anagrama
Nada anda Adán.
(Eva)


Angustia
Y no puedo entender si la angustia me viene de pensar o si es que hace falta la angustia para poder pensar (...) Pensar es tan hermoso y tan terrible que, cuando se hace, debe hacerse bien.
(Antonio Di Benedetto, "Es superable" | Mundo Animal)


Animismo

Dame el peor poema
que escribiste
me dijo

Ella quiere mi alma
pensé

(Pablo Albornoz / sin título)


Antropofagia
Mi padre, que adoraba a los clásicos, era un gran autor de sainetes lunfardos. Todo lo que sabía lo convertía en expresión porteña.
(Cátulo Castillo, entrevista en La Opinión Cultural, 1975)


(Francis Bacon)


Aprendizaje
Enamorarse es individualizar a alguien por los signos que causa o emite. Es sensibilizarse frente a esos signos, hacer de ellos el aprendizaje. (…) El amado implica, envuelve, aprisiona un mundo que hay que descifrar, es decir, interpretar. Se trata incluso de una pluralidad de mundos; el pluralismo del amor no sólo concierne a la multiplicidad de seres amados, sino a la multiplicidad de las almas o de los mundos de cada uno de ellos. Amar es tratar de explicar, desarrollar, estos mundos desconocidos que permanecen envueltos en lo amado.
(Gilles Deleuze, Proust y los signos)


Aquello
Aquello de que huyes es el poema. Aquello que te detiene y te espanta, es el poema. Él quiere pasar por aquí, eso es todo...
(Raúl Gustavo Aguirre, "En el borde")


Aquí
Los restos no se hacen de palabras, sino de restos. La palabra embellece y aquí no puede haber belleza. Y si la hay, ya no es aquí. Por eso ni siquiera es un museo. Ni siquiera es un lugar. Es sólo una herida y abierta. Ni la justicia la puede cerrar. Sólo el tiempo, a veces; o sólo el final de tiempo, si lo hay. Tal vez lo humano no sea más que esta fractura entre lo que nunca pensamos que llegaríamos a hacer y lo que no podemos creer que hemos hecho. Tal vez lo humano no sea más que una fractura. Entre lo cercano y lo lejano. En ese cruce ambiguo donde comienza a constituirse el sentido. A menos que esta fractura se vuelva creación. Crear nunca es desde la nada porque la nada no existe. Salvo en la ESMA. O en la ex-ESMA. O en ese guión que fractura lo que ya no es de lo que nunca tuvo que haber sido. Aquí.
(Darío Sztajnszrajber, Aquí)


Arena
En el centro de Buenos Aires, en la calle Tucumán, en un terreno baldío, y donde había arena, vi una figura yacente de Cristo, confundiéndose casi con la tierra, sin la cruz, que no se necesitaba puesto, que la imaginación la suplía (...) Para mí, esto era la humanidad barrida por el viento silencioso e invisible del tiempo.
(Santiago Dabove, La muerte y su traje | Ex libris María Belén Aguirre)


(Albert Marquet)


Ausencia
Todos somos un anuncio, un anuncio de una ausencia. Todos sentimos en algún momento de nuestras vidas que hay algo más, de lo cual nosotros somos noticia. Un pre-anuncio, y que eso no llega nunca a cumplirse y que, si recordáramos siempre eso, si recordáramos nuestra irrealidad, este reino subsidiario que son los días de nuestra vida serían vividos de otra forma, con una generosidad, con una grandeza...
(H.Murena y D.Vogelmann, El secreto claro -diálogos)


Avaricia
Que alguien me libre
de agachar la cabeza para ser coronada.
Yo tengo la avaricia del lenguaje.
(Inés Manzano, Si es puñal que me mate / fragmento)


Azar
Mi amor si fuera azar te importaría.
(Macarena Trigo, "Postales para el Zar de los Hoteles - V")
| mecagoenlabohemia |


Azul
Hoy me fue dado lo Azul. Un jazmín junto al muro donde termina la verdad, deshizo el tiempo en que me hallaba -tiempo de confusión y sufrimientos- con su increíble fogonazo de infinito viviente. Lo Azul me dijo que no tema, que todo está bien.
(Raúl Gustavo Aguirre, "Complementos" |  Asteroides)


---------------------------------------------------------------------


B


Barrilete
Cuando cae a tierra
el barrilete
no tiene alma.
(Masaoka Shiki)


Barrio
Alguien dijo una vez
que yo que me fui de mi barrio.
¿Cuándo? ¡Pero cuándo!
Si siempre estoy llegando...
(Aníbal Troilo, "Nocturno a mi barrio")


Belleza (I)
Amar a un perro es lo más parecido a una buena película. Uno como ser humano quiere entender para dejar de caer en el vacío. Pero la ilusión de comprender no quiere decir que uno frene la caída, significa la ilusión de algo permanente, y lo único permanente es la belleza en el viaje hacia la muerte. El turismo está basado en la visita a un lugar y la vuelta a casa después de haber visto. "Ver y volver". Una mala película, en el mejor de los casos, es lo más parecido al turismo. La gente ama al turismo porque sabe que va a volver a casa. La sensación de extravío da terror, pero creo que sólo atravesando el terror aparece la belleza. No antes. La belleza verdadera provoca rechazo, e implica un sacrificio...
(Luis Ortega, entrevista en Las naves, 2013)



(Mark Rothko)


Belleza (II)
Juro que la belleza
no proporciona dulces sueños;
cunde en el insomnio purísimo del hielo,
en la dura, indeclinable,
materia del relámpago.
En cales vivas, en
láminas abrasadas,
gira sin descanso; su
perfección es el vértigo.
La belleza no es
un lugar donde van
a parar los cobardes.
Viva en su luz
mi pensamiento. Se puede
morir por esta libertad.
(Antonio Gamoneda, "Juro que la belleza...")


Beso
Besarse en los rincones oscuros
besarse frente al rostro del guarda
besarse en la puerta de la Santa Catedral de todas las Canalladas
besarse en la plaza de todas las Repúblicas
(o elegir especialmente aquellas donde todavía te matan por un sodomo y gomorro beso)
besarse delante de la foto del niño que también fui
(y sentir que me hace un guiño para que siga, que no pare, que no interrumpa, porque le gusta ese beso…)
besarse sabiendo que nuestras salivas arrastran besos denegados/ opacados/ apagados/ cercenados/ mutilados/ hambrientos/ que no son sólo los nuestros
que tu labios y los míos mientras rajan la tierra la construyen
y hay una historia de besos que el espanto no ha dejado ser
y que por eso te beso
lxs beso
me besás
besaremos
por eso el beso
beso.
(Susy Schock, "Beso" | Relatos en Canecalón)
| queotrosseanlonormal |



(Maurits Cornelis Escher)


Biblioteca
Ordenando los libros
pasan cosas. Suceden.
Se abren puertas y tumbas.
Se declaran tormentas
y precipitan juicios.
O pasiones.
Se lastiman los dedos
con una floritura
o un papel
con tu nombre,
caballo desbocado
perdido en este incendio
de palabra dormida.
(Macarena Trigo, "Bibliotecaria, amor, bibliotecaria")


Bofetada
Todo lo que des por sentado
se levantará para abofetearte.
(Joan Cutrina)


Boomerang
Soy como el boomerang que no quiso volver
porque se encontró con Dios.
(Federico Manuel Peralta Ramos)


Borde
No sé decir quién soy. Tal vez el borde de algo que se aleja.
(Nélida Cañas, "Lo inabordable" | Una palmera en el fondo del cielo)


(F. Hundertwasser)


Bosque
El hombre debería ser enterrado sólo a medio metro, o dos pies bajo tierra. Luego allí debería plantarse un árbol. Debería ser enterrado en un ataúd degradable, de forma que cuando se plante un árbol encima, el árbol se beneficie de su sustancia, y lo cambie por sustancia de árbol. Cuando se visita una tumba no se visita a un hombre muerto, se visita a un ser vivo que se acaba de transformar en árbol. Sigue viviendo en el árbol. Se dice, "este es mi abuelo, el árbol está creciendo bien, fenomenal". Se puede hacer un bosque bonito, que será más bonito que un bosque normal porque los árboles tiene sus raíces en las tumbas. Ese bosque puede extenderse por el campo, y como de todas formas no tenemos muchos bosques, a la vez estaremos conservando el bosque. Será para el hombre un parque, un lugar de recreo, un lugar para vivir. Un lugar fantástico para vivir en contacto constante con la vida y la muerte.
(Friedensreich Hundertwasser, "Reciclar a los muertos")


Buscado
Se busca a Jesucristo. Cargos: seducción, tendencias anarquistas, conspiración contra la autoridad del Estado. Señas particulares: cicatrices en pies y manos. Profesión alegada: trabajador. Nacionalidad: desconocida. Pseudónimos: Hijo del Hombre, Mensajero de la Paz, Luz del Mundo, Salvador. El acusado no posee domicilio permanente. No tiene amigos ricos y suele frecuentar vecindarios humildes. Su entorno: los blasfemos, los apátridas, gitanos, prostitutas, huérfanos, criminales, revolucionarios, asociales, desempleados, vagabundos, convictos, prisioneros, el buscado, el abusado, el iracundo, el tramposo, el desesperado, madres gritando en Vietnam, hippies, vagos, drogadictos, parias, convictos esperando la muerte. Es posible que haya crecido sin padres. Quizás su madre es una puta. Quizás su padre es un convicto, o vive en una comuna. El imputado no pertenece a esta sociedad, a ningún partido político, ni siquiera al partido cristiano; ni tampoco a ninguna iglesia. En convenciones partidarias no lo encontrarán. Rechaza lemas y manifiestos. No es ni protestante, ni católico, ni judío, ni comunista. Nunca usa uniforme. El acusado esparce ideas utópicas. Debe ser considerado un agitador peligroso. Información relevante que lleve a su arresto, tenga a bien suministrar en la comisaría más cercana.
(Klaus Kinski, Yo necesito amor)



(Los mocosos | François Truffaut)


Búsqueda
No se busca el amor. Sino que el amor en sí mismo es la búsqueda.
(Darío Sztajnszrajber, "El amor" | Mentira la verdad)


---------------------------------------------------------------------


C


Caballo
La forma del caballo representa lo mejor del ser humano. Tengo un caballo dentro de mí que raramente se expresa. Pero cuando veo a otro caballo, entonces el mío se expresa.
(Clarice Lispector, "Seco estudio de caballos")


Caer

Porque oculto a la vista de todos
es su propia máscara.

Porque el ejercicio de su gag
no es un acto de violencia contra alguien
sino un tropiezo contra sí mismo.

Porque la comicidad de su tragedia
no consiste en caer
sino en levantarse
para caer mejor...

(María Belén Aguirre, "Lo elijo a Buster" / fragmento)


Casa

no hay dónde ir
no hay nada que obtener

es acá
es ahora

estoy en casa

(Sandra Isabel Ragusa, "Zazen" | Devuelta del rito)


Camino
Cuando conocés tu camino...
el tiempo pasa distinto.
(Agustina Kischner).


Canción
¿Qué sería sin ti, sino este balbuceo?
Como del otro que pasa cantando se toma la canción
de ti todo lo he aprendido...
(Louis Aragon, "Qué sería sin ti que viniste a mi encuentro...")





Cansancio

Es el cansancio que se acerca
al cansancio final.
Lo has logrado: un fracaso magnífico
(Ha sido tarea de años).

(Alejandro Ricagno, "Es el cansancio que se acerca...")


Cantor

En la mitad del camino se le cansó el corazón
y entró de golpe al silencio, y el silencio lo tapó.

Lo mentaron algun tiempo el peón, el estibador,
el hombre de siete oficios, los paisanos del frontón,
y como la vida tiene su ley y su sinrazón,
le fue llegando el olvido, y el olvido lo tapó.

Don Luis Acosta Garcia se llamaba el payador,
hombre nacido en Dorrego y que mucho trajinó,
hombre de lindas riquezas: guitarra, amigos, canción.
Don Luis Acosta García: lindo nombre pa´ un cantor
que anduvo de pago en pago y en ninguno se quedó.

(Atahualpa Yupanqui, "Cantor del Sur")


Caos (I)
La poesía es una fuerza anárquica, en tanto cuestiona todas las relaciones entre objeto y objeto y entre forma y significado. Es anárquica también en tanto su aparición obedece a un desorden que nos acerca más al caos... O somos capaces de volver por medios modernos y actuales a esa idea superior de la poesía y de la poesía en el teatro que subyace a los grandes Mitos relatados por los grandes trágicos antiguos, y somos capaces de respaldar una vez más una idea religiosa del teatro, es decir, sin meditación, sin contemplación inútil, sin sueños chatos, de lograr una toma de conciencia y de posesión de ciertas fuerzas dominantes, de ciertas nociones que todo lo dirigen, y como las nociones, cuando son efectivas, llevan con ellas su energía, somos capaces de reencontrar en nosotros esa energía que a fin de cuentas crea el orden y elevan la vida, o sólo nos queda abandonarnos sin reaccionar y de inmediato, y reconocer que sólo servimos para el hambre, la sangre, la guerra y las epidemias.
(Antonin Artaud, El teatro y su doble)



(Jean Dubuffet)


Caos (II)
Prefiero el infierno del caos al infierno del orden.
(Wisława Szymborska, "Posibilidades")


Carbón
Todo es hermoso y constante,
todo es música y razón,
y todo, como el diamante,
antes que luz es carbón.
(José Martí, Versos sencillos)


Caricia
Ambos estamos muy lastimados, los dos somos bestias demasiado heridas hasta para recibir amor. Quizá el amor sea la caricia que más nos duele. Decile a Alejandro que lo amo silenciosamente, con la fidelidad de un perro...
(María Belén Aguirre / fragmento de un mail)
| viajealituania |


Carne
Gracias al amor sentimos todo lo que de carne tiene el espíritu.
(Miguel de Unamuno, Del sentimiento trágico de la vida)


Cascarón
Vení, golpeemos juntos
el cascarón del mundo
para despertar al hombre
que está dormido
dentro del hombre...
(José Naranjo)



(Kristina Alisauskaite)


Casi
Clara, fuiste capaz de cosas increíbles a fuerza de no darte cuenta de casi nada...
(Néstor Sánchez, Nosotros dos)


Casualidad
No es la necesidad, sino la casualidad, la que está llena de encantos. Si el amor debe ser inolvidable, las casualidades deben volar hacia él desde el primer momento, como los pájaros hacia los hombros de San Francisco de Asís.
(Milan Kundera, La insoportable levedad del ser)


Cementerio
En Cavalo Morto los locos tienen alas de mosca y vuelven a guardar en su caja las cerillas quemadas como si fuesen palabras rozadas por el resplandor de otro mundo (...) Háganme caso, los recuerdos hermosos son fugaces como las ardillas, cada amor que termina es un cementerio de abrazos y Cavalo Morto es un lugar que no existe.
(Juan Carlos Mestre, "Cavalo Morto" | Ex libris Jorge Temoche)


Ceremonia (I)
¿Qué es un símbolo? Decir una cosa y significar otra. ¿Por qué no decirlo directamente? Por la simple razón de que ciertos fenómenos tienden a disolverse si nos acercamos a ellos sin ceremonia.
(Edgar Wind, Poéticas del cine | Raúl Ruiz)


Ceremonia (II)
Cuando no tengas más, crea ceremonias e infúndeles vida...
(Cormac McCarthy, La carretera | Ex libris María Belén Aguirre)



(Robert Motherwell)


Charco
En mi erial no crecen
flores voluptuosas
como las que te venden
las revistas de actualidad.
Pero hay un charco
donde la luna se desnuda
en toda su blancura
sólo para mis ojos.
(Gustavo Bernstein, "Consejos para decorar tu hogar")


Cielo (I)
¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: yo te cielo, así mis alas se extienden enormes para amarte sin medida. Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de la misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido. Tu ser entero, tu genio y tu humildad prodigiosas son incomparables y enriquecen la vida; dentro de tu mundo extraordinario, lo que yo te ofrezco es solamente una verdad más que tú recibes y que acariciará siempre lo más hondo de ti mismo. Gracias por recibirlo, gracias porque vives, porque ayer me dejaste tocar tu luz más íntima y porque dijiste con tu voz y tus ojos lo que yo esperaba toda mi vida.
(Frida Kahlo, Carta a Diego Rivera, 1947)


Cielo (II)
Volaban unas mariposas y había unos eucaliptus muy hermosos, nada más que esto, y fui rodeado y traspasado por una sensación de amor tan intensa que me arruinó la vida en el mundo... Sí, la sensación de estar rodeado por cielo, y de que ese cielo me tocara como carne... Yo era amado con una intensidad que estaba en el límite de lo soportable... Hospital Británico es algo que estaba en el aire. Yo no hice más que encontrarlo...
(Héctor Viel Temperley, entrevista en Vuelta Sudamericana, 1987)



(Enrico Príncipi)


Cobardía
La madurez es el estado que alcanzamos cuando nos damos cuenta que la cobardía puede ser rentable.
(Martín Flores)


Cobija
O es pa´todos la cobija
o es pa´ todos el invierno...
(Arturo Jauretche, El paso de los libres)


Color
La vida es en color, pero en blanco y negro es más realista.
(Wim Wenders, El estado de las cosas)


Composiciones
Hay composiciones que parecen comenzar con un tropiezo. Como si los dedos trastabillaran sobre el teclado, y se impusiera el pudoroso deber de incorporarse después del ridículo.
Hay composiciones que parecen terminar con estertores. Como si el enfermo se negara a morir, y prefiriera la agonía, la rastrera prórroga del minuto siguiente.
Hay composiciones, sin embargo, que no nacen ni mueren: continúan. Los arneses incrustados en el caballo de los días.
(María Belén Aguirre, "Arvo Pärt")


Comunidad
Quería partir de las vidas precarias, de los desertores anónimos, de los suicidados de la sociedad para problematizar sus soledades y también, desde el fondo de éstas, los gestos evanescentes que inventan una simpatía y hasta una solidaridad (...) Una cosa es segura: frente a la comunidad terrible que se propagó por el plantea, hecha de vigilancia recíproca y frivolidad, estos seres necesitan de su soledad para ensayar su bifurcación loca y conquistar el lugar de sus simpatías.
(Peter Pál Pelbart, Filosofía de la deserción)


Conejo
«En este bosque -me decía un viejo guardabosques- estuvieron un día todos los conejos del mundo. Era el paraíso de los cazadores y, mientras no llegaron los cazadores, el paraíso de los conejos. Todo el bosque era una masa blanca y nerviosa, peluda y blanda, con infinidad de puntas ondulantes. —Se refería sin duda a las orejas de los conejos, las cuales tienen forma puntiaguda—. Ahora, en cambio, sólo nos queda el recuerdo de los conejos. Esté seguro de que no hallará uno, por más que busque.» Pero a pesar del disfraz, que era perfecto —las ropas, los lentes—, lo reconocí y le dije: «No me engañas, conejo. Huye, porque cuento hasta diez y disparo». Las orejas, cuidadosamente peinadas hacia atrás, se irguieron bruscamente; los redondos anteojos cayeron al suelo y se perdieron entre el pasto. El conejo se alejó dando saltos despavoridos entre los árboles. Conté hasta diez y disparé.
(Mario Levrero, Caza de conejos)



(Ernest Pignon)


Conmigo
Me llevo conmigo como al amigo herido
en la batalla...
(Jotaele Andrade, "El peso de los días" / fragmento)


Conquista
Leemos, pero también somos leídos por otro. Interferencias entre ambas lecturas. Obligar a alguien a que se lea a sí mismo como lo leen los demás (esclavitud). Obligar a los demás a que nos lean como nos leemos a nosotros mismos (conquista). Mecanismo. La mayoría de las veces, diálogo de sordos.
(Simone Weil, "Lecturas" | La gravedad y la gracia)


Constancia

Yo sigo fiel a mis pasos
que van tras
mi necesidad.

Puede
que al girar mi cabeza
cuatro veces
ya no te encuentre.

Pues,
quede este momento
entonces

como constancia
de que por vos
estuve buscando.

(Miguel Abuelo, "Chau")


Consuelo
El equilibrio es un listón estrecho. Veo mi vida amenazada por dos poderes: por un lado, por las ávidas bocas del exceso; y por otro, por la avara amargura que se nutre de sí misma. Pero rehuso elegir entre la orgía y la ascesis, aunque sea al precio de una confusión mental. Lo que busco no es una excusa a mi vida sino todo lo contrario a una excusa: la reconciliación. Pero de nada le vale al ser humano un consuelo brillante; necesita un consuelo que ilumine.
(Stig Dagerman, "Nuestra necesidad de consuelo es insaciable")



(Liliana Porter)


Corazón
Te informo sobre la situación en casa, por si te interesa.
La persiana de nuestro dormitorio se trabó arriba y se niega a bajar.
Las puertas del armario bostezan de noche y de día.
La parte de tu lado de la cama se muere de aburrimiento.
Una banda de polillas insensatas se comió la cortina azul.
Cuelgan de todos los cajones lenguas de trapo sedientas.
Las toallas que olvidaste en el suelo envejecieron precipitadamente.
Los lirios de plástico que habías puesto sobre el calefactor se marchitaron.
No quiero exagerar, pero alguno de los Rolling Stones humedeció
con sus lagrimas la pared donde pegaste el póster.
El cielorraso se descascara pidiendo que vuelvas.
(Y de mi corazón
mejor no hablemos).
(José Sbarra, "El libro del mal amor")


Corbata
La corbata divide el pensamiento del sentimiento.
(Evo Morales)


Coro
Confesión y mentira son la misma cosa. Para poder confesar, se miente. Lo que se es no se puede expresar, precisamente porque se lo es; no se puede comunicar sino lo que no somos, es decir, la mentira. Sólo en el coro podría haber cierta verdad.
(Franz Kafka, Consideraciones acerca del pecado, el dolor, la esperanza y el camino verdadero)


Correspondencia
Hace unos tres años, acababa de almorzar en mi casa de México, cuando llamaron a la puerta, y uno de mis hijos, muerto de risa, me dijo: "Padre, ahí te buscas tú mismo". Salté del asiento, pensando con una emoción incontenible: "Por fin, ahí está". Pero no era el otro, sino el joven arquitecto mexicano Gabriel García Márquez, un hombre reposado y pulcro, que sobrelleva con un grande estoicismo la desgracia de figurar en el directorio telefónico. Había tenido la gentileza de averiguar mi dirección para llevarme la correspondencia que se había acumulado durante años en su oficina.
(Gabriel García Márquez, "Mi otro yo")



(Jean Cocteau)


Cuaderno (I)
Estuve releyendo algo de todo esto y se me ocurre que es demasiado hablar de mí. O no. Este cuaderno es lo único que me une conmigo misma. Haciendo la vida que hago, sin tiempo de silencio, de reposo, para mí, me pierdo. Estas páginas me dan como una unidad. Sin leerlas, con sólo saber que existen estoy, en cierto modo, segura. Es una manera de retener la vida que se va como agua. Además, sí, escribo para decir mucho de lo que no puedo decir, tal vez para justificarme, para explicarme ante mí misma. O algo como son los poemas. No sé.
(Idea Vilariño, Diario de juventud)


Cuaderno (II)
Sos un poema de noche, con sueño.
Me gustaría que resultes.
Me importa nada dar de comer a la letra otro dolor increíble:
yo te quiero a vos.
Te quiero desde siempre.
Desde hace miles de cuadernos.
(Federico Bianco, "Simples" / fragmento)


Cuaderno (III)
Mercaderes y charlatanes se hicieron con el control de Europa, llamando a su insidioso evangelio "La Ilustración". El día de la plaga estaba próximo; pero de las cenizas de la humanidad no surgió ningún fénix. El campesino humilde y piadoso, Pedro Labrador, se fue a la ciudad a vender a sus hijos a los señores del Nuevo Sistema para empresas que podemos calificar, en el mejor de los casos, de dudosa (Ver Reilly, Ignatius, J. Sangre en sus manos: El gran crimen, un estudio de ciertos abusos que se cometieron en la Europa del siglo XVI, monografía, dos páginas, 1950, sección de libros raros, pasillo izquierdo, tercer piso, Biblioteca en Memoria de Howard Tilton, Universidad de Tulane, Nueva Orleans 18, Lousiana). Nota: Envié esta monografía singular a la Biblioteca como un regalo. Sin embargo, no estoy totalmente seguro de que la hayan aceptado. Muy bien pudieron tirarla a la papelera, porque estaba escrita a lápiz en una hoja de cuaderno.
(John Kennedy Toole, La conjura de los necios)



(Cuadernos Gran Jefe)


Cuerda
Ay si supiera
que es peor no arrojarme
No sería la cuerda
la razón de mi desequilibrio.
Ay si pudiera pronunciar silencio
tendría el valor de ofrecer mi boca
a las pirañas.
(Matías Marmorato, "Ay si supiera...")


Cuerpo (I)
El cuerpo es bello porque es cuerpo. Es una imagen que de nosotros (mismos) nos hacemos. Toda imagen es una representación que manifiesta la apariencia de un objeto. El cuerpo (o su noción) nace en las cuevas de Altamira, entre garabatos de búfalos; en la arcilla que modela la esteatopigia de la Venus de Willendorf; en la dimensión cósmica de las líneas de Nazca. Antes no había cuerpo. Había hombre, pero no cuerpo. El cuerpo se transforma en tal cuando adquiere su capacidad de representación. Es nuestro representante ante el mundo, nuestro embajador. Entonces, nuestro cuerpo es ante todo político. El dilema político en que se encuentra el cuerpo reside en si acepta que el mundo construye su imagen, o si es él quien se impone como expresión de minoría frente a la brutal domesticación que de su representación pretende el mundo: la de la moda epocal y / o mercantil. Así, el encuentro con nuestro propio cuerpo es un oficio de riesgo, amoroso y dolorosa a la vez. El cuerpo singular -aquel que se libera del mandato del sentido común- opera en la fisura, en la contaminación, en la diferencia; en su silenciosa pero firme negación de lo regular del orden del mundo y sus normas. Artaud llamó a esa singularización "la peste", y pagó caro (con su propio cuerpo) tamaña desobediencia e impertinencia.
(Emilio García Wehbi, 58 indicios sobre el cuerpo. Una performance)


(Paul Gauguin)


Cuerpo (II)
Si quieres sentir la felicidad de amar, olvida tu alma.
El alma es lo que daña al amor.
Sólo en Dios ella puede encontrar satisfacción.
No en otra alma.
Sólo en Dios -o fuera del mundo.
Las almas son incomunicables.
Deja a tu cuerpo entenderse con otro cuerpo.
Porque los cuerpos se entienden, pero las almas no.
(Manuel Bandeira, "Arte de amar")


Cuervo
Un cuervo voló hasta el árbol del exterior de mi ventana.
No era el cuervo de Ted Hughes, ni el cuervo de Galway,
ni el cuervo de Frost, Pasternak, o Lorca.
Ni uno de los cuervos de Homero, harto de sangre
después de la batalla. Era sólo un cuervo.
Que jamás encajó en parte alguna,
ni hizo nada digno de mención.
Estuvo posado allí en la rama durante unos cuantos minutos.
Luego alzó el vuelo y desapareció bellamente
de mi vida.
(Raymond Carver, "Mi cuervo")


---------------------------------------------------------------------


D


Detalles
¿Qué detalles de vos voy a olvidar poco a poco?
(Chris Marker, Sans Soleil)


Demonio
No debemos luchar
contra ningún demonio.
Tenemos que luchar con nuestro ángel
para que él nos venza...
(Héctor Viel Temperley, "Cataratas")


Dentro
Dentro de mí mismo me he perdido...
(Enrique Santos Discépolo, "Canción desesperada")


Dequerusa
Interj. forma festiva de dequera ("¡cuidado!" - de la expresión inglesa take care: ten cuidado). // Adv. Con disimulo. // Adj. Excelente // Hacer dequera: hacer de campana, vigilar a fin de dar alarma en caso de peligro. 
(Oscar Conde, Diccionario etimológico del lunfardo)


(Édouard Boubat)


Descubrimiento
Aprendí con mi hijo de diez años
que la poesía es el descubrimiento
de las cosas que nunca vi.
(Oswald de Andrade, "3 de mayo" | Pau Brasil)


Desierto (I)
Somos desiertos, pero poblados de tribus… Pasamos nuestro tiempo acomodando esas tribus, disponiéndolas de otro modo, eliminando algunas de ellas, haciendo prosperar otras. Y todas estas poblaciones, todas estas multitudes no impiden el desierto, que es nuestra propia ascesis; al contrario, ellas lo habitan, pasan por él, sobre él […] El desierto, la experimentación sobre sí mismo, es nuestra única identidad, nuestra única alternativa para todas las combinaciones que nos habitan.
(Gilles Deleuze - Claire Parnet, Diálogos)


Desierto (II)
Vendo, alquilo o permuto mi desierto.
Compro todo.
(Sofía Marramá)


Despacio
Mira despacio:
aquello que aún amas
se extinguirá.
(María Belén Aguirre, Archipiélago: haikus aislados)


Día
Buen día, día /  día, buen día...
Juntos cavaremos hasta la superficie de la tierra.
Tu dolor es amor transformándose en mundo (...) 
Brindo contigo ¡Holderlin!
por lo gratis, la bendición etérea
y óiganse las manos serviciales
la tarea del amor
creativo y fraternal...
(Miguel Abuelo, "Buen día, día")


(Sigurdur Gudmundsson)


Diacronía
Olor a caracol: sí confío plenamente en la diacronía, en los distintos alcances de los diversos acontecimientos: el horizonte de nuestro encuentro es más lejano, y no sólo por cuestiones biológicas...
(Cali Rogers, "El acontecimiento es una llovizna")


Dialéctica
Caín dice –defendiéndose– que él no quiso pelear. Tatita contesta: “¿Y quién te dijo que pelear estaba mal, idiota? Pelear es ser par. El bofetón es vida. Sin choque no hay chispa. Nada se mueve sin riña”. Caín: (Reprocha) “¿Violencia, Tatita?”. Tatita: “No. Dialéctica, infeliz. La miseria no es pelear. Miseria es matar al par. El uno crece de a dos. El dos peleando es armonía. Es vuelo. El uno solo crece monstruo. Pájaro de un ala sola. Como vos. Te amputaste un ala. Juntos podían ser ángel y mirate, terminaste gallina bataraza”. Tatita no ignora que Caín será duro de vencer. Que su estirpe egoísta y criminal devastará la tierra. Pero también habrá de persistir la estirpe de Abel. Será la sombra acechante que impedirá el sueño sereno de Caín, que no lo dejará disfrutar de sus triunfos, que lo llevará a vivir con miedo, a levantar muros cada vez más altos, sin que ninguno le entregue sosiego. Tendrá que vivir matando a los otros, haciéndolos sufrir, haciendo el mal. Tatita: “Amarás más a los inmuebles que a los hombres. Y llevarás adentro el peor de los castigos que alguien puede llevar. Pero el peor de todos: no querrás que te vaya mejor. Querrás que a los otros les vaya peor”.
(José Pablo Feinmann, "Caín, el mal y el capitalismo en una gran obra de Mauricio Kartun")

Nota:
Si se ve un puñado de poderosos y ricos en la plenitud de sus grandezas y fortunas, mientras la masa se arrastra en la oscuridad y la miseria; es que los primeros estiman aquello de lo que gozan sólo porque los demás están privados de ellos; y sin cambiar su condición dejarían de ser felices si el pueblo dejase de ser miserable. 
(J. J. Rousseau, Origen de la desigualdad entre los hombres)


(Terrenal | Mauricio Kartun)


Diente
A Willy Villalobos.
El diente de Gustavo... (María Belén Aguirre, "Rerum lacrimae").
Si no te importan los dientes / es que te importa la vida (Juan Rosasco).
Los dientes son los barrotes del tragaluz de la prisión. El alma se escapa por la boca en palabras. Pero las palabras son todavía efluvios del cuerpo, emanaciones, pliegues ligeros del aire salido de los pulmones y calentado por el cuerpo (Jean-Luc Nancy, "Indicio 11" | 58 indicios sobre el cuerpo).


Difunto
Escribió un drama: dijeron que se creía Shakespeare;
Escribió una novela: dijeron que se creía Proust;
Escribió un cuento: dijeron que se creía Chejov;
Escribió una carta: dijeron que se creía Lord Chesterfield;
Escribió un diario: dijeron que se creía Pavese;
Escribió una despedida: dijeron que se creía Cervantes;
Dejo de escribir: dijeron que se creía Rimbaud;
Escribió un epitafio: dijeron que se creía difunto.
("Epitafio encontrado en el cementerio Monte Parnaso de San Blas", Augusto Monterroso)


Dios (I)

Dios es un concepto
con el cual medimos
nuestro dolor.

Lo diré de nuevo.

Dios es un concepto
con el cual medimos
nuestro dolor...

(John Lennon, "God")


Dios (II)
¿Qué es Dios? Que hayamos nacido. Que hayamos nacido de un acto que no presenciamos. Que hayamos nacido de un abrazo en el cual cuerpos distintos al nuestro estaban desnudos, cuerpos que quisiéramos ver. Resulta que moviéndose uno hacia el otro, gimen. Somos el fruto de una sacudida entre dos caderas desnudas, incompletas, avergonzadas una frente a la otra, cuya unión fue ruidosa, rítmica y gimiente.
(Pascal Quignard, Odio a la música )



(Jean Saudek)


Dios (III)
Dios es ingenuo: Todavía
cree en nosotros.
(María Belén Aguirre, "Acerca de lo profano")


Dioses (I)
¡Todo es santo! No hay nada de natural en la naturaleza, muchacho mío, recuérdalo bien. Cuando la naturaleza te parezca natural todo habrá terminado. Y comenzará algo distinto. Adiós, cielo... Adiós, mar... ¡Qué hermoso cielo! Cercano... feliz. ¿Te parece que haya un solo pedacito de cielo que no sea antinatural y que no esté poseído por un dios? Y lo mismo el mar... en este día que tienes trece años y pescas con los pies en el agua tibia. Mira detrás de ti... ¿qué ves? ¿Tal vez algo natural? No, es una aparición lo que ves a tu espalda, con las nubes que se reflejan en el agua quieta y pesada de las tres de la tarde. Mira allá, aquella franja negra sobre el mar, brillante y rosada como el aceite; y aquellas sombras de árboles en los cañaverales. En cada punto hacia el que miras está escondido un dios. Y si no está, dejó la huella de su presencia sagrada; o silencio, u olor a hierba, o frescura de agua dulce. Sí, todo es santo. Pero la santidad es a la vez una maldición. Los dioses que aman, al mismo tiempo odian.
(Pier Paolo Pasolini, Medea)
| tuttoèsanto |


Dioses (II)
No se fíe...
los dioses no aman;
sólo se dejan amar.
(Sophie Lellouche, París-Manhattan)


Discurso
Las sociedades en las que se pierde la sensibilidad cultural son más dóciles, más fáciles de manejar, son menos libres porque carecen de un discurso alternativo al dominante. Sin discurso, no hay manera de modificar la realidad. La realidad es producto del discurso. La realidad actual es producto del discurso dominante actual. De ahí su calamitoso estado.
(Juan José Millás, "Un ataque político a las formas de vida")


Discutir
Disculpe. Ahora no puedo discutir.
Estoy poniéndome de acuerdo conmigo mismo.
(Pablo Krantz)



(Eva Rubinstein)


Disgusto
Hoy me desperté con una marcada sensación de disgusto conmigo mismo. Ese disgusto tiene que ver, según he podido percibir, con el hecho de llevar ya demasiado tiempo –demasiados años– viviendo fuera de mí mismo, ocupándome de cosas que suceden fuera de manera exclusiva. Y, de todos modos, cuando en algunas oportunidades he logrado llevar la mirada hacia adentro, no me he conectado con las partes más sustanciales de mí mismo, sino con los aspectos más triviales, "subconscientes". ¿Qué se ha hecho de mi alma? ¿Por dónde andará? Hace un rato le decía a Alicia que me sentía mal porque hace mucho tiempo que no me conecto con la eternidad. Esto quiere decir que percibo las cosas superficialmente, que no tengo vivencias, que estoy apartado del Ser Interior; demasiado apartado, y sin tener la menor noción de los caminos posibles para acercarme. No importa qué es lo que se está viviendo cuando uno está apartado de Sí Mismo; todo carece igualmente de peso, todo transcurre sin dejar ninguna huella memorable.
La causa de todo no está, como a menudo tiendo a creer, en los reclamos del mundo exterior, sino en mi apego, o mi compromiso, con estos reclamos.
Debo seguir pensando en esto.
(Mario Levrero, El discurso vacío)


Dislexia
Perita y Evón.
El rovero de Babel.
(Enrico Príncipi)


Dolor (I)
El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
que hasta finge que es dolor
el dolor que de veras siente.
(Bernardo Soares, "Autopsicografia")


Dolor (II)
Quisiera saber si este dolor
es también parte del milagro.
(Livio Andrés Fortunato, Poema XIV | Poesía para sordomudos)


Dopostoria
La batalla del hombre contemporáneo es, sin dudas, la batalla contra las formas. Cómo escaparle a las rejas de una cárcel a cielo abierto construida por lazos sociales de los que difícilmente podemos prescindir (...) No será fácil toparnos en el siglo XXI con un Cándido como el de Voltaire. No hay candor ya, ni los niños nacidos, ni los niños por venir. Nuestra humanidad es un anciano descreído, con cara de niño...
(María Belén Aguirre, entrevista en La letra tal vez)



(Fabienne Rivory)


Dormir
Rainer, quiero encontrarme contigo,
quiero dormir junto a ti, adormecerme y dormir.
Simplemente dormir. Y nada más.
No, algo más: hundir la cabeza en tu hombro izquierdo
y abandonar mi mano sobre tu hombro izquierdo, y nada más.
No, algo más: aun en el sueño más profundo, saber que eres tú.
Y más aún: oír el sonido de tu corazón. Y besarlo.
(Marina Tsvietáieva, Carta a Rainer Maria Rilke, 1926)


---------------------------------------------------------------------


E



Ecosistema
Llego, entro, prendo la luz de la cocina
y sorprendo a las hormigas coloradas
puliendo los platos y cargando
todos los restos de comida.
No me molestan, pero mentalmente
las advierto sobre la superpoblación:
hasta ahora el ecosistema se mantiene.
Sin embargo, si consigo trabajo,
comeré más, vendrán amigos y mujeres,
habrá más restos, ustedes crecerán
y tendré que echar insecticida.
Sólo esta pobreza puede mantenernos
delicadamente unidos.
(Daniel Durand, "Luz y oscuridad" | Ruta de la inversión)


Ecuánimes
Espíritus tranquilos, completos, equilibrados, prudentes, cobardemente dichosos. Ni se rompen un brazo en un tren, ni almuerzan demasiado nunca. No deben ni dan prestado. No sudan ni lloran. No se embriagan de alcohol ni pasan un insomnio. Orgánicamente ecuánimes, constituyen la imagen más pura de la muerte.
(César Vallejo, "La defensa de la vida")


Ella
Mi vida ha sido el estudio, la poesía; quiero estar hermoso, digno... Además va a estar ella, la Virgen, la única que no se burló de mi amor ni me rechazó...
(Jacobo Fijman | "Poeta en el hospicio", entrevista de V. Zito Lema)


Empleo
¿Cómo llamarle a esta constante dispersión de las mejores energías en empresas sin permiso, sin término ni victoria? El empleo adecuado.
(Raúl Gustavo Aguirre, Olas)



(Carlo Zinelli)


Encanto
El verdadero encanto de la gente es ese lado en que se hacen un lío… cuando no saben por dónde se anda. No significa que se vienen abajo; por el contrario, es gente que no se viene abajo. Es ese momento en que se está por completo en otro sitio. Pero todos somos un poco dementes. Si no captás la pequeña raíz, o el granito de la locura de alguien, entonces no podés quererlo... Si no captás su puntito de demencia, tengo miedo, y por el contrario, me alegro de que su punto de demencia sea la fuente de su encanto.
(L'Abécédaire de Gilles Deleuze - Fidélité)


Enfrente
¿Cómo se te ocurre pensar que así, en frío, podrías explicar la magnitud de esto que yo siento? ¡Es como si para mostrarle el mar le fueras a llevar una jarrita de agua! ¡No! Presiento que para decir tanto no voy a necesitar más que un pequeño silencio...
Mirarla diez segundos seguidos es sentir definitivamente que ella se ha metido en el cuerpo de uno sin dejarle sitio a las venas ni al síncope ni a la respiración. Es irse a vivir enfrente...
(Enrique Santos Discépolo, Blum)


Enigma
Quieren encontrar la solución allí donde todo es enigma.
(Blaise Pascal | Notas sobre el cinematógrafo, Robert Bresson)


Entre
Estar en el medio,
(en la línea de encuentro de un mundo exterior
con un mundo interior).
El odio sólo es bueno cuando se mezcla con lo que odia.
Y nada de tener una conversación
sino una conspiración, un arrebato de amor o de odio.
Extraer del amor todo tipo de posesión, toda identificación,
para devenir capaces de amar.
Invención de una línea de fuga y el poder de la traición.
Ser el único traidor y traicionar a todos.
Escribir nos embarca en la realidad.
Salimos a la conquista de lo desconocido.
No se puede volver.
(Camilo Blajaquis, "Delirios delezeanos")
| camiloblajaquis |



(Egon Schiele)


Entrega
Es difícil cumplir en este mundo de sombras.
Pero no podemos llorar por lo que somos.
Sólo decir: ‘Aquí estoy, y en mi ceguera
digo: bueno’. Así como dice en su ceguera
la semilla que nada sabe, y nace el árbol,
que ella no conoce...
(Eisejuaz)


Envoltura
El cuerpo es una envoltura: sirve, pues, para contener lo que luego hay que desenvolver. El desenvolvimiento es interminable. El cuerpo finito contiene lo infinito, que no es ni alma ni espíritu, sino el desenvolvimiento del cuerpo.
(Jean-Luc Nancy, "Indicio 15" | 58 indicios sobre el cuerpo)


Escalera
Al final, la mejor manera de viajar es sentir.
Sentirlo todo de todas las maneras.
Sentirlo todo excesivamente,
porque todas las cosas son, en verdad, excesivas,
y toda la realidad es un exceso, una violencia,
una alucinación extraordinariamente nítida
que vivimos todos en común con la furia de las almas,
el centro al que tienden las extrañezas fuerzas centrífugas
que son las psiques humanas en su armonía de sentidos.
...
Cada alma es una escalera hacia Dios,
cada alma es un pasillo-Universo hacia Dios,
cada alma es un río discurriendo a orillas de lo Externo
hacia Dios y en Dios como un susurro sombrío.
(Álvaro de Campos, "Al final, la mejor manera de viajar es sentir")


(Acróbata de Tlatilco)


Escorpión
... Sólo un pobre de espíritu sería capaz de despojar la pirueta de sus características sagradas para catalogarla como el mero brinco de un desquiciado. Higuita, lanzado en vuelo, recibe la ovación de la hinchada porque se celebra, en ese gesto libertario, el triunfo del hombre contra la opresión diaria del mundo. En ese centro ceremonial que es el estadio, la creación plástica del guardameta colombiano va a calar en aspectos trascendentales de la muchedumbre porque ignora la norma, emplea el recurso contraindicado para la situación, ejecuta exactamente lo contrario de lo que aconsejaría un manual de estilo, contrariando, de un modo flagrante, la imposición de un deber o de una forma establecida. Huelga agregar que esta insurrección, al erosionar los presupuestos lógicos del juego, importa un desacato directo al orden conservador que los regula. A lo que se suma una cierta carga erótica basada en que al violar la interdicción el cuerpo explora una fórmula prohibida que, como tal, raya lo pecaminoso.
   La pirueta de Higuita, por tanto, no hace de la liberación un objeto de disertación intelectual, un sucedáneo retórico y abstracto de tipo onanista. Concretamente la plasma en un acto subversivo con el que se identifican los fieles en las gradas. Por eso su vuelo cumple una función ritual libertadora entre la muchedumbre, la cual venera y aclama el riesgo expiatorio que asume individualmente el arquero por ese instante de redención colectiva.
   No escapa, por último, que la jugada alcanzó fama internacional en 1995 sobre el mítico césped de Wembley, Inglaterra -capital simbólica y cuna del fútbol moderno-, que fuera bautizado originalmente como el Estadio Imperial (Empire Stadium) y apodado luego “Catedral del fútbol”. Es decir, en ese antro que representa el paradigma mayor del statu quo anglosajón irrumpió el grito liberador de un nativo americano; simbólica que tampoco pudo ignorar Acha en su elección cuando, además, en ese rito emancipador del colombiano, confraternizaron luego las hordas adversarias, que en la masiva votación de un portal inglés la eligieron como la mejor jugada de la historia del fútbol.
(Gustavo Bernstein, Prólogo a San Michelín | Escritos póstumos de Jorge Luis Acha)


Espejo (I)
Caravaggio pintaba mirando sus figuras reflejadas en un espejo. Estas figuras eran las que había seleccionado en la realidad -desaliñados aprendices de frutero, mujeres del pueblo que jamás habían sido tomadas en cuenta, etc.- y estaban bañadas por esa luz real de una hora concreta del día, con todo su sol y todas sus sombras. Y sin embargo... sin embargo, dentro del espejo todo parece como suspendido, como con un exceso de verdad, un exceso de evidencia que lo hace parecer muerto.
(Pier Paolo Pasolini, "La luz de Caravaggio")


Espejo (II)
Mírense al espejo... y simulen haber visto algo.
(Violencia Rivas)


Espíritu

Hoy no estoy directamente.

Hoy me arrojo
a mí misma
como un trasto
a la basura.

Hoy les advierto
a los hambrientos
que no busquen
comida aquí:

Si se descompone la carne
es porque el espíritu
lo ha hecho primero.

(María Belén Aguirre, "Hoy no estoy directamente...")


(Enrico Príncipi)


Estómago
Te escribo con el estómago, lugar que da a luz a las palabras, con esa parte me hago nacer. Hoy salí y caminé, qué cosa divina los árboles. Caminar es sentir miedo con los pies. Extraño tu voz, ¿te oíste alguna vez así, como yo te escucho? Salí a caminar por una calle que bajaba, yo quería llegar al río pero no había agua, la sensación de piedras y de sal en mi boca sí estuvo, así como estás vos con tu amor en alguna parte. No sé por qué aparecés en mis sueños. Quizás porque te hablo durante el día, sobre mis libros, los libros de todos, sobre los niños, sobre esas cosas, las que conocés sin mí. Estás y decís y callás y te inclinás y me respirás en la nuca. Qué puedo hacer, sos inevitable. Quiero darte la mano, la calle desciende, necesito tu mano porque está cerca, se entrega, yo te daría las dos, podría caminar así con nosotros, con las dos manos cuatro.
(Natalia Litvinova, "Carta del estómago")


Eva
Si hay algo que Evita no podía ver era gente sin dientes. Enseguida les decía: “Che, vos tenés mal el comedor, te faltan sillas”. Una vez, estábamos en la Fundación, y se aparece un viejo de acá de La Plata, le faltaban casi todos los dientes. Evita en cuanto lo ve, inmediatamente lo manda a arreglarse la boca. En la Fundación había de todo, mecánicos, dentistas, así que enseguida el viejo tuvo su dentadura nueva. Pasaron unos meses que no lo veíamos y entonces yo le dije a Evita: “Lo voy a ir a ver”. Cuando llego a la casa, me sonríe y veo que está igual que antes. “¿Cómo es posible que siga sin dientes, hombre?”, le digo, “¿qué pasó con la dentadura?”. Y entonces me señala con el dedo la pared. ¿Vos podés creer? El tipo los tenía colgados de recuerdo. ¡Los había enmarcado!
(Aurora Venturini, entrevista en Suplemento Radar, 2007)


Extático
Detrás de las imágenes, detrás de la visión, detrás de la historia, detrás de la gramática de la narración y la gramática de la imagen hay algo cuya experiencia el cine puede ofrecer en muy raras ocasiones, se toca entonces una verdad más profunda. No pasa muy a menudo, pasa en poesía. Aun cuando me haya alejado un tanto de él con los años, al leer a Rimbaud se siente instantáneamente que hemos rozado algo extático. Tocamos una verdad que está detrás de las cosas. Algo que no necesitamos analizar. Lo sabemos de inmediato. Rimbaud obviamente se interesaba mucho en las iluminaciones. Pero los hechos no iluminan. Los hechos crean normas. Sólo la verdad ilumina.
(Werner Herzog, Manual de supervivencia)


-------------------------------------------------------------------


F


Fallar
Como artista me siento en el deber de intentar muchas cosas pero sobre todo de atreverme a fallar.
(John Cassavets)


Familia

Hace algún tiempo
fuimos todas las películas de amor mundiales
todos los árboles del infierno.
Viajábamos en trenes que unían nuestros cuerpos
a la velocidad del deseo.
Como siempre, la lluvia caía en todas partes.

Hoy nos encontramos en la calle.
Ella estaba con su marido y su hijo;
éramos el gran anacronismo del amor,
la parte pendiente de un montaje absurdo.
Parece una ley: todo lo que se pudre forma una familia.

(Fabián Casas, "Hace algún tiempo...")



(Fotografía de Juan Rulfo)


Faro

El río es despiadado y de lo más humano... 
(Haroldo Conti).

Los despiadados te llevaron, hermoso faro,
los más humanos te traen a la memoria
y a la vigencia.

(Jorge Uequín, "Los despiadados...")


Fatuo
Cubridlo de sonrisas al poeta,
que yo las bordaré, cual flores,
en mi blusa,
amarilla,
de fatuo.
(Vladimir Mayakovsky, "La blusa fatua")


Fe (I)

Si tuviera que explicarte cómo
estoy

diría

así:

y señalaría el lugar de la casa
donde objetos fisurados
se entremezclan
con los sanos
en la frágil
persistencia
de la fe.

(María Belén Aguirre, "Conatus" | El demonio de la tristeza)


Fe (II)
Sólo quien ha perdido el alma
es capaz de invocar a Dios.
(Gustavo Bernstein, "Paradoja de la fe")



(Beata Bieniak)


Felicidad (I)
La felicidad es subversiva cuando se colectiviza.
(Franco Berardi - Bifo)


Felicidad (II)

Para Horacio González, María Pía López
y las mágicas bibliotecas que no son ciegas.

Frente a los jardines del ex palacio Unzué
hay una fuente que se llama Podestá
(alguna noche borracho de soledades secas
mojé mi rostro allí buscando al Bautista).
Hoy, tres chicos
un adolescente y un adulto
venidos del país más profundo,
es decir su corazón -y el mío-,
dueños de la calle que cree tener otros dueños,
se bañan en el caluroso enero,
juegan fulbito en la calle
esquivando autos como toreros
e improvisan un adelantado carnaval.

Se bañan en la Fuente Podestá,
meten las patas en la fuentes
sin conciencia de ese gesto,
improvisando un 17 de octubre en este enero.
Meten las patas, las gambas, los sexos y el vientre
con el orgullo oscuro que los hace dueños
de estas fuentes y de todas la fuentes.
En cosas así en caluroso enero,
reside toda la alegría del país.
(Enfrente, enorme y colorida
Evita sonríe, y es también la alegría.
Y Pasolini en aquella playa de Ostia
recoge sus huesos y se baña con ellos
por qué no, en otro sur, el mismo
en Ostia de comunión).

Addenda:
Ni Whitman, ni Lorca atónito en Nueva York o persiguiendo marineros en Avenida de Mayo /
podrían describir la alegría subversiva de esta escena.
No son 24 muchachos bañándose en el río.
No son negros de Cuba.
Son los más profundo a mi latido
Niños con los cuerpos libres en las fuentes!!!
Alegría porque sí, sin pudor alguno!!!
Bautismo de la fuente, en dulcísima revancha!!!

Alguna vez, alguno recordará el baño en este enero en esta fuente
y la memoria le traerá la refrescante marejada
de la aventura gloriosa de no pedir permiso.

(Alejandro Ricagno, "La felicidad", 9 de enero de 2014)



(Ricardo Longhini)


Felino

Traigo en la boca/
tu nombre.

Traigo en la boca/
un pájaro muerto.

(Sergio Felipe Mattano, "Felino")
| canope |


Fibra
El cineasta nuevo debería no sólo filmar sino también editar con sus propias manos. La artesanía manual enaltece a la obra, las vértebras del cineasta cansadas por filmar y editar él mismo hacen que la potencia de la imagen incremente sus voltios. Van Gogh comía pintura de color amarillo para entenderlo y pintarlo mejor, por eso hizo esos girasoles y ese trigo. Jesús pasó 40 días sin comer en el desierto. Basquiat llegaba a pintar 23 cuadros a la vez. Entonces ¿cómo puede existir, aún hoy en día, cineastas que no se animen a filmar y editar incrustando en la imagen su propia fibra muscular?
(César González, "El fetichismo de la marginalidad en el cine y la televisión")


Fiebre
Si escribo lo que siento es porque así disminuyo la fiebre del sentir. Lo que confieso no tiene importancia, pues nada tiene importancia. Hago paisajes con lo que siento. Hago fiestas de sensaciones. Comprendo bien a las bordadoras gracias a la amargura, y a las que hacen punto de media porque hay vida. Mi vieja tía hacía solitarios durante lo infinito de la velada. Estas confesiones de sentir son solitarios míos. No los interpreto, como quien usase cartas para ver el destino. No los ausculto, porque en los solitarios las cartas no tienen propiamente valor. Me desenrollo como una madeja multicolor, o hago conmigo figuras de cordel, como las que se tejen entre los dedos estirados y se pasan de unos niños a otros. Sólo me preocupo de que el pulgar no estropee el lazo que le corresponde. Después, vuelvo la mano y la imagen resulta diferente. Y vuelvo a empezar.
(Bernardo Soares, Livro do Desassossego)


Fiesta
A veces parece
que estamos en el centro de la fiesta.
Sin embargo
en el centro de la fiesta no hay nadie.
En el centro de la fiesta está el vacío.
Pero en el centro del vacío
hay otra fiesta.
(Roberto Juarroz | Poesía Vertical, XII - 21)



(Fabiana Capriotti)


Filosofía
¿Qué es el amor sino trascendencia? Es un “irse a vivir a enfrente”, sentir que ya no hay espacio en el propio cuerpo. Es comprender que nada empieza ni termina en uno. Amar es siempre experiencia de no poseer. Experiencia expósita / Vulnerable exposición. El amor es deseo, búsqueda, no realización. La filosofía -como amor a la sabiduría- es inclinación, “disposición a…”, pero no posesión. El filósofo no es sofos, no es sabio. Es el amante por excelencia. La filosofía es un gesto supino, el de aquel que tiende (ex-tiende) hacia adelante la palma de su mano. Ese movimiento no es unívoco. Se puede pensar como una mano que se extiende para dar pero también que se dispone a recibir (amor). El aprendizaje es una disposición al contagio de la donación. Cuando enseñamos, cuando creemos estar dando, es posible que sea el momento en que más estemos recibiendo. A decir de Baigorria, uno enseña lo que tiene que aprender. Quizás la generosidad de dar no sea tan potente como la de recibir, como la activa disposición de estar abierto, permeable a la búsqueda de un encuentro. Alere: alimentación -y de ahí "alumno".
(Enrico Príncipi)


Firmeza
Sólo mucho más tarde recuerda con qué firmeza había decidido entonces no amar nunca, para no colocar a nadie en esta situación atroz de ser amado. Años más tarde se acuerda, y como los demás proyectos, éste también ha sido irrealizable. Pues ha amado y aun ha amado en su soledad; siempre malgastando toda su naturaleza, y con un terrible temor por la libertad del otro.
(Rainer Maria Rilke, Cuaderno de Malte Laurids Brigge)


Flechas
hay un borde peligroso,
un gorrión hecho de ramas.
panfletos de prostitutas
pegados en todos los palos de luz.
hay fiebre que no deja de latir 
entre los senos de una pequeña dama
con dos flechas clavadas en la espalda.
-wau tus alas, 
-no son alas, 
son flechas de otras guerras.
(Patricio Forlani, "Hay un borde peligroso...")
| losdíaslentos |



(Emil Nolde)


Flor
Tan grande era su amor hacia ella
que hubiera podido hacer saltar la tapa de su ataúd
si la flor que ella le puso no pesara tanto.
(Paul Celan, "Contraluz")


Fondo
Tú para mí y yo para ti nos volvimos poco a poco el amigo con quien quejarse: me duele la herida, me quema la herida. Me eres tan necesario como el precipicio para tener a dónde lanzar la piedra sin oír el fondo. Pero no tenemos más que palabras. Estamos condenados a ellas.
(Marina Tsvietáieva, Carta a Boris Pasternak, 1926)


Fracaso (I)
Las actitudes enigmáticas, preparadas minuciosamente para que su prestación consiguiera el efecto buscado, que era suscitar una pregunta, son muy numerosas. Nada más intrigante, por ejemplo, que Diógenes pidiendo limosna a una estatua. La actuación ha de haber sido perfecta, ya que, según D. Laercio, un testigo no pudo dejar de preguntarle: "Dime, Diógenes, ¿para qué haces eso?". Podemos imaginar la satisfacción de Diógenes cuando consiguió su propósito, intrigar, y poder así responder, en directo, no como un libro, que no hubiese dicho nada. "Lo hago para acostumbrarme al fracaso".
(Néstor Cordero, "El filósofo cínico, actor en el teatro del mundo")


Fracaso (II)
Si eres un hombre llamado a fracasar, no fracases de cualquier manera.
(Henri Michaux)


Fracción

No sé si volveremos en un ciclo segundo
como vuelven las cifras de una fracción periódica;
pero sé que una oscura rotación pitagórica
noche a noche me deja en un lugar del mundo

que es de los arrabales. Una esquina remota
que puede ser del Norte, del Sur o del Oeste,
pero que tiene siempre una tapia celeste,
una higuera sombría y una vereda rota.

(Jorge Luis Borges, "La noche cíclica")



(Ewald Mataré)


Fractura
Haz algo sólo si eres capaz de asumir la responsabilidad de la fractura que tu gesto va a producir en la realidad. Si no estás dispuesto a ello, entonces es mejor callarse, es mejor permanecer en la plenitud del silencio, escuchando aquello que el ruido del Régimen pretende tapar.
(Jaime Conde-Salazar, La danza del futuro | Ex libris Laura Friedman)


Fragancia
El perdón es la fragancia que la violeta suelta cuando se levanta el zapato que la aplastó.
(Mark Twain)


Frasco
Soy
un frasco vacío
de muestras gratis.
(María Belén Aguirre)


Frío (I)
Como los erizos, ya sabéis, los hombres un día sintieron su frío. Y quisieron compartirlo. Entonces inventaron el amor. El resultado fue, ya lo sabéis, como en los erizos. ¿Qué queda de las alegrías y penas del amor cuando éste desaparece? Nada, o peor que nada; queda el recuerdo de un olvido. Y menos mal cuando no lo punza la sombra de aquellas espinas; de aquellas espinas, ya sabéis. Las siguientes páginas son el recuerdo de un olvido.
(Luis Cernuda, "Donde habite el olvido")


Frío (II)
Los pueblos, los hombres se enfrían por ausencia de espíritu. Pero estamos nosotros, con pedernal y yesca, con melodías y cantares, poemas y reflexiones, alto desvelo y sueños de todo tipo, para entibiar las horas de aquellos que no quieren congelarse todavía...
(Atahualpa Yupanqui)


Fuego (I)
El fuego hace sudar al que lo cuida...
(Héctor Viel Temperley, "Bajo las estrellas del invierno")



(Rufino Tamayo)


Fuego (II)
El que no aprende nunca toca el fuego,
El que no aprende nunca da una mano,
El que no aprende nunca vuelve a andar.
El que no aprende nunca se golpea
contra una pared y con la otra
y después con la otra y con la otra
y sigue caminando.
(Raúl Gustavo Aguirre, "El que no aprende nunca")


Fuego (III)
Esta poesía se merece lectores atentos, amables, voluptuosos, oscuros e iluminados a un mismo tiempo. Es decir, aquellos que saben que la verdadera poesía es ir por la carne desgarrada de la infancia, escarbar en el abismo, tomar la brasa en un puño para aprender algo más que la palabra fuego. (Jotaele Andrade, "La poesía es el jadeo en la oscuridad del cuarto de un niño" | Prólogo al poemario Clases de Olga, de María Belén Aguirre, Ediciones de La Eterna 2013)


Fútbol
El fútbol es la última representación sagrada de nuestro tiempo. En el fondo es un rito, también evasión. Mientras otras representaciones sagradas, inclusive la misa, están en franca decadencia, el fútbol es la única que permanece. El fútbol es el espectáculo que ha sustituido el teatro. El cine no ha podido ser sustituido, el fútbol sí. Porque el teatro es una relación entre un público de carne y hueso y personajes de carne y hueso. En cambio, el cine es una relación entre una platea de carne y hueso y una pantalla, entre sombras. El fútbol es un espectáculo en el cual un mundo real, el de las gradas del estadio, se mide con los protagonistas reales, los deportistas en el campo de juego, que se mueven y se comportan según un ritual preciso. Por esto considero al fútbol el único gran mito que permanece vivo en nuestro tiempo.
(Pier Paolo Pasolini, entrevista en L'Europeo, 1970)



(Pier Paolo Pasolini)


-------------------------------------------------------------------


G


Grillo
Sobre el pasto declinante
un grillo se arrastró hasta mi sombra
y se detuvo, perplejo,
ante una amenaza de disolución.
Después se aplastó, buscando,
su propia tumba
y sintió cómo el mundo se enfriaba.
Así fue el comienzo
de la verdad de un año que no amé.
(Joaquín Gianuzzi, "El grillo")


Gusano
Hay que inventar nuevas técnicas que sean irreconocibles, que no se parezcan a ninguna operación precedente. Para evitar así la puerilidad y el ridículo. Hay que construirse un mundo propio, con el cual no haya comparaciones posibles. Para el cual no existan medidas de juicio anteriores. Las medidas deben ser nuevas, como la técnica. Ninguno debe entender que el autor no vale nada, que es un ser anormal, inferior, que es como un gusano que se retuerce para sobrevivir.
(Pier Paolo Pasolini, Teorema)


-------------------------------------------------------------------


H


Haiku
Creo que la miniaturización del mundo por el haiku (al decir de Arturo Carrera) no obedece al deseo colonizador (poseedor) del poeta. El mundo no es de quien lo nombre, sino de aquel que se atreva a mirarlo en todo el esplendor de su belleza y de su horror.
(María Belén Aguirre | Prólogo a Mínima boca, haikus de Inés Corton)


Heridas
En el cuerpo traicionero,
donde habitan las heridas,
habita la verdad.
(Luciano Mascaró, "En el cuerpo traicionero...")


Herramienta
Yo siempre fui un propulsor de la verdad, pero la mentira la tengo en la punta de la boca para lo que haga falta. Es una herramienta... Los Abuelos de la Nada nacieron de una mentira y me encanta decir que fue de una mentira. Pero la mentira fue una plataforma para una verdad porque Los Abuelos de la Nada somos gente de trabajo.
(Miguel Abuelo, Buen día, día | Pinto y Constantino)
| buendíadía |


Hierbas
Después de todo, en medio de la vastedad que te asignan, sólo tocas piedras y las hierbas de tu jardín. Privilegiado que puedes acaso ordenar esa pesadez y esa ligereza según las fantasías de tu corazón.
(Raúl Gustavo Aguirre, Olas)


Hijo
Ahora ya le puedo hablar cara a cara: se dice que nadie está preparado para ser padre; yo no estaba preparado para ser hijo a los 35 años.
(Fernando Araldi Oesterheld, "Bienvenido seas, dije cuando enterré a mi padre desaparecido")


Horas
Las horas pasan lentamente
Como el desfile de un entierro
Llorarás la hora en que lloras
Que huirá también rápidamente
Como pasan todas la horas
(Guillaume Apollinaire, "Las horas pasan")


(Emile Bernard)


Huecos
Los agujeros, la clave está en los agujeros.
Lo acabo de descubrir.
Agujeros negros, huecos en la tierra, misterios;
agujeros de sentido, baches de conciencia, pedazos que faltan;
lugares para llenar, para rellenar, espacios vacíos para completar;
piezas q faltan, recuerdos olvidados, palabras perdidas;
la muerte;
la ignorancia;
lo que será, lo que no fue;
lo que no se me ocurre y lo que no me ocurre;
todo lo que no veo, lo que no toco, lo que no escucho.
Lo que no soy.
Todos los agujeros son lo que me importa,
ahí está el deseo.
(Malena Pebe, "Agujeros")


Huellas (I)

El sueño, breve sueño,
aleteo rotísimo,
aguanieve dispersa,
el sueño te me trae,
te devuelve al sagrario
de mi cuerpo nocturno.

El sueño me ilumina
la imprudencia,
solsticios inexactos,
sombras tan imposibles
como firmas,
secretas cicatrices.

Tus huellas contra mí.

(Macarena Trigo, "Uhm")



(Mark Rothko)


Huellas (II)
Dios, al exponer su desnudez física y moral, dio sentido a la
palabra del humilde que está desnuda como la cruz.
El madero de la cruz significa la simpleza del aloe, de la mirra, de
todo lo que aroma al universo y nada perfuma al universo mejor que
el amor.
El amor es el aire que respiramos, el amor está desnudo y es santo
como la cruz.
Me han dicho que para hacer un violín se requiere de una madera
especial, así como para hacer el papel. Por ello la cruz también es
símbolo de la escritura, de la marca de sangre que deja el poeta sobre la tierra;
y son siempre huellas de martirio y de soledad.
(Alda Merini, Padre mío)


Humito

Cómo haré con esta pena
que se metió dentro mío,
palomita.

Es un árbol de tristezas
que florecen con el vino,
¡ay, Vidita!

Como humito de cigarro,
se van las cosas vividas
por los años.

Hay coplas que no se olvidan,
amores y despedidas,
desengaños.

Sólo quiero luz
para andar y andar.
Mezclado entre nubes
voy a encontrar
mi soledad...

(Raúl Carnota, "Sólo luz")
| sóloluz |


Humus
El caballo sigue comiendo heno, escucha y exhala un aliento húmedo y cálido sobre las manos de su viejo amo. Yona, escuchado por fin por un ser sensible, deshaga su corazón y se lo cuenta todo.
(Anton Chejov, "La tristeza")


---------------------------------------------------------------------


I


Iceberg
El cielo es un gran iceberg
que tiene una pequeña grieta
de la que a veces
caen algunas palabras.
(Patricio Forlani, "El cielo es un gran iceberg...")


Ideograma
Desde el origen los chinos atribuían naturaleza sagrada a los signos de la escritura. La leyenda pretendía que, cierto día, cuando se inventaron los primeros signos, los dioses y los daimonoi lloraron. Por consiguiente la tradición consideraba como sacrilegio tirar al suelo, pisar, todo papel que llevaba escrito algún ideograma. Esto subsiste también en otras tradiciones. En la judía es sacrilegio maltratar un papel que lleva caracteres hebreos... Las letras del alfabeto son el misterio en estado puro, entregarse a ellas sin pedirles ninguna significación, a pesar de que sean el emblema de la significación, le permitió a Baal-Schem recuperar los poderes perdidos.
(H.Murena y D.Vogelmann, El secreto claro -diálogos)


Identidad
Y aquí, ay, asimismo, lo que vinimos a buscar…
Si el lirio da a los precipicios, qué le vamos a hacer?
Hay que perder a veces “la ciudad” y hay que perder a veces
“las letras”
para reencontrarlas sobre el vértigo, más puras
en las relaciones de los orígenes...
O más ligeras, si prefieres, como en ese domingo
y en esa fantasía que serán...
Hay que perder los vestidos y hay que perder la misma identidad
para que el poema, deseablemente anónimo,
siga a la florecilla que no firma, no, su perfección
en la armonía que la excede...
(Juan L. Ortiz, “Deja las letras”)


Ignorancia
- Huw Wheldon: Cuando hizo El ciudadano Kane tenía sólo 25 años (…) Me gustaría saber de dónde sacó la confianza para hacer semejante film…
- Orson Welles: De la ignorancia... de la pura ignorancia. No existe confianza que la pueda igualar. Solamente cuando conoces algo sobre una profesión es cuando eres tímido o cuidadoso…
(Monitor, BBC, 1960)


(Eduardo Muñoz Bachs)


Ilusión (I)
Qué ilusión la soledad.
(Agustina Castagnoli)


Ilusión (II)

He perdido la ilusión
en las llagas del espacio.
Escribí la soledad
de los gritos sin
sonido, a la espera,
de la ansiedad desierta.

Hoy ya no quiero
pesadillas ¿Pero cómo
contentar las aflicciones
del abismo?

No entiendo qué
piensas, si no me
susurras el gesto
primario cuando
te pienso.

He perdido, por aburrido
o despistado, por pretencioso
o por inútil, la ilusión
en las llagas del espacio.

(Diego Fleischer, "Ilusión")


Imperio
¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?
(Jorge Luis Borges, "Diecisiete haiku", La cifra | Ex libris Gustavo Bernstein)



(Henri Michaux)


Imposible
La palabra “imposible” tiene grietas donde centellea algo, donde algo vibra. Tomar otros senderos puede ser una grieta de la palabra imposible. Para mí es una palabra que, en vez de ser un bloque o un muro (ese sí sería un sentido más literal de imposibilidad), está agrietada. Una creencia también es un imposible, y sin embargo uno cree. “Creo porque es imposible” decía un filósofo hace muchos años. Pero esa idea de lo imposible me gusta, no del obstáculo sino de aquello que puede agrietarse. Puede haber bifurcaciones, lugares por donde desviar ese bloque que a veces resulta una cerrazón para la vida de las personas o la vida de los pueblos también. En realidad “imposible” es una palabra que tiene (vaya la paradoja) muchas posibilidades. El arte me parece que roza la palabra imposible constantemente. En el sentido del riesgo, de empujar y extender los límites de lo posible.
(Liliana Herrero, entrevista en Lamás Médula, 2016)


Impostura

Si el rasgo característico de la sociedad del siglo XIX fue la hipocresía, el de nuestro siglo es la impostura, que quizás sea más grave.
(Marguerite Yourcenar)

Exacto. Porque el primero implica el empleo consciente de la falsedad con algún fin utilitario; el segundo consiste en asumir la falsedad como verdad esencial, y actuar socialmente en consecuencia. Como si a fuerza de actuar de acuerdo a una mentira, hubiéramos terminado por creérnosla.

(Leopoldo Brizuela | Ex libris Nélida Cañas)


Inapetencia
Lejos de la santidad con que profano el día a día de mis noches, un terrón de azúcar se disuelve en el té. Ya no reparan en vos mis huesos ni mi lengua. He de preferir el luto urgente a la insostenible parodia de quererte. También así mueren a veces los incordios. Inapetencia.
(María Belén Aguirre, "El otro desayuno" | Travelling desde ventanilla de casa rodante)


 https://www.youtube.com/watch?v=z0JFekqHRAQ
(Otto e mezzo | Federico Fellini)


Infierno (I)
El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio.
(Italo Calvino, Las ciudades invisibles)


Infierno (II)
Y el demonio me dijo una vez: "también Dios tiene su propio infierno: es su amor por los hombres".
(F. Nietzsche, "De los compasivos" | Así habló Zarathustra)


Infierno (III)
La elección profunda del hombre será siempre un infierno apasionado, antes que un paraíso inerte.
(Guido Ceronetti, El silencio del cuerpo)


Inocencia
La casualidad es la gran maestra de todas las cosas. La necesidad viene luego. No tiene la misma pureza... Junto al azar, su hermano el misterio. El ateísmo -por lo menos el mío- conduce necesariamente a aceptar lo inexplicable. Todo nuestro universo es misterio... Yo he elegido mi lugar, está en el misterio. Sólo me queda respetarlo. La manía de comprender y, por consiguiente, de empequeñecer, de mediocrizar -toda mi vida me han atosigado con preguntas imbéciles: ¿por qué esto?, ¿por qué aquello?- es una desdicha de nuestra naturaleza. Si fuéramos capaces de devolver nuestro destino al azar y aceptar sin desmayo el misterio de nuestra vida, podría hallarse próxima una cierta dicha, bastante semejante a la inocencia. En alguna parte entre el azar y el misterio, se desliza la imaginación, libertad total del hombre... Horror a comprender. Felicidad de recibir lo inesperado.
(Luis Buñuel, Mi último suspiro)



(Liliana Porter)


Insomnio
A Fellini le encantaba conducir, y trataba su insomnio invitando a sus amigos a pasear de noche en su automóvil. Eran reales y auténticos secuestros de personas. Embarcaba borrachos, mitómanos, príncipes destronados, e incluso algunas prostitutas… por curiosidad, por un desenfrenado amor a la vida. Aquellos coches se convertían en lujosos confesionarios. "La vida es una fiesta" -le gustaba decir- "¿así que por qué no vivirla en todo momento como tal?"...
(Ettore Scola, Che strano chiamarsi Federico)
| scolaraccontafellini |


Instante
hoy encontré
una pequeña alegría me hice
tan pequeño como ella para
ser el instante que está lleno de ella
(Henri Meschonnic, "Hoy encontré...")


Intemperie (I)
En su infinita intemperie
los parias están más
cerca de la Poesía.
(María Belén Aguirre, "Acerca del consuelo")


Intemperie (II)
Estoy en mí, a expensas de mí misma
la trama de algún cuento me precede
y por delante
tan sólo la intemperie.
(Nancy Valiente, "A cielo abierto")


Invierno
Queridos compañeros carpinteros y ebanistas,
yo les traigo el saludo solidario de los metafísicos.
También para nosotros la situación se ha hecho insostenible,
los afiliados se niegan a seguir pagando cuotas.
A partir de este momento la lírica no existe,
con el permiso de ustedes la poesía
ha decidido dar por terminadas sus funciones este invierno.
No lo tomen a mal,
pero aún quisiéramos pedirles una cosa,
mis viejos camaradas amigos de los árboles
acuérdense de nosotros cuando canten La Internacional.
(Juan Carlos Mestre, "Asamblea")



(Henri Cartier-Bresson)


Invisible (I)
El verdadero contenido de una fotografía es invisible, porque no se deriva de una relación con la forma, sino con el tiempo.
(John Berger, "Entender una fotografía")


Invisible (II)
Lo invisible se prueba por lo visible,
hasta que lo visible se torne invisible y sea probado a su vez.
(Walt Whitman, "Canto a mí mismo" | 3)


Isla
Cada uno de nosotros era una isla.
Los más felices se hamacaban a sí mismos. Los pobrecitos ocultábamos el alma.
La luz estaba de más. Esperábamos la tiniebla para cubrirnos y arrebujarnos con ella como si estuviéramos en la cama (...)
¿Cuánto cabe del mundo en una mano extendida?
Extraña respuesta: cabe un descanso y a veces toda una vida. No se puede saber, porque los hombres se agrandan por dentro.
(Enrique Wernicke, "El cine ABC")


Ítaca (I)
Ten siempre a Ítaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años
y en tu vejez arribes a la isla con
cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Ítaca te enriquezca.
Ítaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte...
(Konstantinos Kavafis, "Ítaca")



(Emil Nolde)


Ítaca (II)
Desde el principio de los tiempos
el mundo se divide en dos.
Los que siempre han entendido
qué significan las Ítacas
y los que confiesan abiertamente
que no tienen idea
de lo que quiso decir el poeta.
Desconfía de los primeros.
(Alfonso Brezmes, "La isla misteriosa")


--------------------------------------------------------------------- 


J


Jaula
Elegimos el ejemplar más exótico,
nos enamoramos de su libertad
y empezamos a construirle una jaula.
(José Sbarra, Plástico cruel)


Jóvenes
Anoche bebí demasiado porque comí con unos idiotas, unos arquitectos, con sus mujercitas, que hablaban de aviones y del servicio militar en todos los países del mundo. Eran muchachos de veinticuatro a treinta años. Odio a la gente joven, seria y estudiosa; con su porvenir abierto y sus miserables deseos de automóviles y departamentos. Los únicos jóvenes que acepto son los bizcos, los cojos, los poetas, los homosexuales, los viudos inconsolables, los frustrados, los obsesionados, sean condes o mendigos, comunistas o monárquicos, mujeres, hombres, andróginos o castrados.
(Alejandra Pizarnik, Diarios)


Justicia

En 1977 compré en una librería de Quilmes un ejemplar de Visión de los hijos del Mal, de Miguel Ángel Bustos, editado en 1967. Puedo decir que lo devoré. Su poesía me golpeó como un cuchillo de luz. No sabía que por entonces Miguel Ángel era arrebatado por los perros asesinos hacia las sombras Por años llevé en mi costado la voz de aquel que "no veía, comía resplandores".
Tiempo más tarde supe de su secuestro y desaparición, de su compromiso militante, en Acto y Palabra. Y también, comprobé con los años, con estupor, que incluso en épocas de democracia su palabra también era víctima de desaparición, de silencio.
Parece que así sucede cuando el Verbo es un fulgor excesivo, sobre todo en tiempos cuya luz poética es aquella de la brillantina y los fuegos artificiales.
Pero los fuegos artificiales se apagan pronto, y sólo resta entonces lo Verdadero. Para que "todo nos mire sin párpados" como cantó Miguel Ángel, "para que se alce dulcísima de pechos salvajes la voz del sueño sin Tiempo".

Y acá estamos Miguel Ángel, están los amigos, los compañeros, está tu hijo Emiliano, que cobijó como padre y madre tu memoria, y tu voz libremente salvaje, el que rabia y rabió. Y están los Guardianes de la Memoria, guardianes sin rejas ni candados, de la memoria tuya y de la de Tantos, sembrando memoria de Futuro.
Y acá estamos Miguel Ángel
Y estaremos Siempre.

Hasta que sea colmada de JUSTICIA la eternidad.

(Alejandro Ricagno | texto leído el 31 de agosto de 2013, en ocasión de la colocación de un Baldosa por la Memoria en la vereda del domicilio de Miguel Ángel Bustos, donde fue secuestrado el 30 de mayo de 1976, en Hortiguera 1529, Ciudad de Buenos Aires)


(Ausencias | Gustavo Germano)


--------------------------------------------------------------------- 


L


Ladino

Quiero de mi canto un ejercicio
que reúna al ayer con el mañana.
Quiero que el hoy sea la ventana.
Quiero al auditor que no se mortifica.

Que ve pasar al alma llana
sin luz de sombra en que se admire.
Quiero a la sombra que se ufana
y no por ello, luz emite.

Quiero al dios, dueño de su ausencia.
Quiero a la luna, su vestido.
Quiero al que intenta un diálogo afectivo.
Quiero al que aprende a amar.
Amo al ladino.

(Miguel Abuelo, "Quiero")
| fratellanza |


Lágrimas
Las muertes son inconmensurables, un niño es el mundo entero. Pero sólo lo es a condición de que las lágrimas cimenten un concernimiento político y no sólo dramático. De la indignación y el dolor no se cosechan duelantes. Se cosechan espectadores.
(Valeria Llobet, "Un niño es el mundo entero" | Agencia de noticias Pelota de trapo)


Lámpara
Una lámpara se continúa hasta el extremo de su verdad. Una mujer, hasta el extremo de su amor. Una ciudad, hasta que estalla. La poesía hasta la humanidad que la iguale.
(Raúl Gustavo Aguirre, Poema 14 | Poesía para respirar)


Lector
Lo que es difícil retener es al lector. ¿Por dónde andará ahora?
(Macedonio Fernández, Papeles de Recienvenido)



(Ferdinando Scianna)


Lectores (I)
A veces creo que los buenos lectores son cisnes aún más singulares y tenebrosos que los buenos autores.
(Jorge Luis Borges, Historia universal de la infamia)


Lectores (II)
Yo no escribo para lectores, sino para hombres.
(Miguel de Unamuno, Vida de Don Quijote y Sancho)


Lejos (I)
Simplemente no soy de este mundo... Yo habito con frenesí la luna. No tengo miedo de morir; tengo miedo de esta tierra ajena, agresiva... No puedo pensar en cosas concretas; no me interesan. Yo no sé hablar como todos. Mis palabras son extrañas y vienen de lejos, de donde no es, de los encuentros con nadie... ¿Qué haré cuando me sumerja en mis fantásticos sueños y no pueda ascender? Porque alguna vez va a tener que suceder. Me iré y no sabré volver. Es más, no sabré siquiera que hay un "saber volver". No lo querré acaso.
(Alejandra Pizarnik, "En extrañas cosas moro")


Lejos (II)
Tan lejos ya de ti
como un ojo del otro,
de esta asumida adversidad
nacerá la mirada que por fin te merezca.
(Julio Cortázar, "Si he de vivir")


Lejos (III)
Jamás tan cerca arremetió lo lejos...
(César Vallejo, "Los nueve monstruos")


Lenguaje (I)
El lenguaje es una piel. Yo froto mi lenguaje contra el otro. Mi lenguaje tiembla de deseo. La emoción proviene de un doble contacto: por una parte, toda una actividad discursiva viene a realzar discretamente, indirectamente, un significado único, que es "yo te deseo", y lo libera, lo alimenta, lo ramifica, lo hace estallar (el lenguaje goza tocándose a sí mismo); por otra parte, envuelvo al otro en mis palabras, lo acaricio, lo mimo, converso acerca de estos mimos, me desvivo por hacer durar el comentario al que someto la relación.
(Roland Barthes, Fragmentos de un discurso amoroso)


Lenguaje (II)
Decimos “hambre”, decimos “cansancio”, “miedo” y “dolor”, decimos “invierno”, y son otras cosas. Son palabras libres, creadas y empleadas por hombres libres que vivían, gozando y sufriendo, en sus casas. Si el Lager hubiese durado más, un nuevo lenguaje áspero habría nacido.
(Primo Levi, Si esto es un hombre)


Leyes
Su mayor pecado fue no saber mentir. Nuestra sociedad puede perdonar que se falte a las leyes de la moral, pero a las de la hipocresía no...
(Mario Soffici, La pródiga)
| lapródiga |


Libros
Llamamos libros
al sedimento oscuro de una explosión
que cegó, en la mañana del mundo,
los ojos y la mente y encaminó la mano
rápida, pura, a almacenar
recuerdos falsos
para memorias verdaderas.
(Juan José Saer, "El arte de narrar")


(Tadeusz Kantor)


Límites
Los límites
son aquello en lo que cualquiera de nosotros
está metido.
(Johann Wolfgang von Goethe)


Llaga
Utilizador de la excusa de contar -el teatro- y de cantar -el tango- las cosas de los otros, Discépolo no logró desentenderse de la llaga suya, del dolor propio, de la angustia que le perteneció por haber crecido con él, dentro de él, bajo su piel, como una fiebre retorcida, salvando la bondad de su corazón, la ternura de su alma siempre dividiéndola como un trozo de pan, el sorbo de agua que no sobra y se precisa y el mismo rincón de uno donde uno viviendo, se muere.
(Julián Centeya, "Enrique Santos Discépolo: personaje de sí mismo", Ocurrió - 1965)

Nota:
Sólo es posible ver la llaga ajena desde la propia. Hay un posicionamiento, se diría que del orden de lo político, en ese gesto: la búsqueda de una cura propia en la cura ajena. Ahí hay "hermano" y no simplemente caridad cristiana.
(María Belén Aguirre)


Llegadas
Un viaje a caballo se compone de infinitas llegadas. Cuando uno toma un autobús o un avión es otro asunto. Va y llega. Desde el avión se ve solamente el mar de nubes y nada más. Así es muy rápido el andar, muy cómodo también, pero en dos horas nada madura, como no sean las ganas de llegar. En cambio a caballo uno llega a una flor, a un amigo, a una piedra, a un arenal...
(Atahualpa Yupanqui, Este largo camino)


Llovizna (I)
Las cosas nunca pasan allí donde se cree que van a pasar, ni por los caminos que se esperan. ¿Qué es exactamente un encuentro con alguien que se ama? ¿Es un encuentro con alguien, o con animales que vienen a poblarnos, con ideas que nos invaden, con movimientos que nos conmueven, con sonidos que nos atraviesan? ¿Y cómo separar esas cosas? Eso no es nada mientras que no se sepa reconocer realmente ese conjunto de sonidos repetidos, de gestos decisivos, de ideas secas y ardientes, de una atención extrema y de una cerrazón repentina, y de sonrisas que se presienten peligrosas en el mismo momento en que uno siente su ternura. En tu rostro y en tus ojos siempre se ve tu secreto. Pierde tu rostro. El amor está en el fondo de los cuerpos, pero también en esa superficie incorporal que los hace surgir. Hacer de un acontecimiento por pequeño que sea, la cosa más delicada del mundo, justo lo contrario de hacer un drama o una historia. Todo acontecimiento es una llovizna.
(Gilles Deleuze - Claire Parnet, Diálogos)



(Robert Doisneau)


Llovizna (II)
Como una llovizna fina y persistente, el tango empapa a la larga... pero empapa. (Enrique Santos Discépolo, entrevista en ¡Aquí está!, 1936)


Luna
Y luego de un vals te irás como una
tristeza que cruza la calle desierta,
y habrá quien se quede mirando la luna
desde alguna puerta.
(Evaristo Carriego, "Has vuelto")


Luz (I)
Luz embalsamada, señor Basilio, ahí tiene lo que es una foto. En vez de formol, sales de plata, y papel al bromuro en cambio de estopa, pero al fin y al cabo una taxidermia ordinaria. Embalsamar instantes digamos... compran el instante. ¿Y quién ha cazado aquí ese instante? Mire esta luz. Espesa. Se palpa. Deliciosa. Mírela jugar con el polvo que flota en el aire. Cualquiera diría que no habrá en la vida de Dios una más encendida. Pero, ¿quiere saber? le falta más de media hora para madurar. Hace una semana que la espero. Cuando esté a punto, voy a ponerle debajo un cuerpo a bañar. Y recién ahí retrataré el milagro. Un catador de luz este servidor, créame... ¿Qué es un cuerpo, señor? No es nada, apenas la luz que se refleja sobre él... ¡La luz... está llegando la luz! Véala cómo se inflama... véala qué corrediza se ha puesto...
(Mauricio Kartun, La Madonnita)


Luz (II)
Imposible asistir al nacimiento del niño lámpara. Nadie sabe en qué oscuridad primal gestó su energía lumínica. Qué barro lo alimentó hasta la chispa, el destello. Allí, en su rincón se sostiene al borde de la fiesta. Alto, oscuro, con la excepción de su cabeza aureolada por la pantalla, piensa, sangra, sueña. Tal vez cante: la luz del niño lámpara.
(Alejandro Ricagno, "La canción del niño lámpara" / fragmento)



(Mark Rothko)


Luz (III)

Hay en el espacio
un orbitar de estrellas muertas
que aún muertas
no traicionan su destino de luz

y en esa luz
late su condición oscura,
por eso me buscan,

son

fidelidades antiguas...

(Margarita Ardengo, "Hay en el espacio...")


---------------------------------------------------------------------


M


Macanear
¿Qué pretendo yo con mi poesía? Bueno, es tan fácil macanear en este tipo de declaraciones, ¿no? O esquematizar. O decir una cosa por otra. O desembuchar las ideas que uno tiene sobre estética, o sobre política, o sobre la filosofía del arte en general… Pero me parece que sin querer se me escapó algo que es cierto. La poesía sirve para no macanear. Eso es. La poesía me sirve para no macanear. De eso estoy seguro. Para ser auténtico, humildemente, trabajosamente auténtico. Sin pretender enseñar, ni adoctrinar, ni contrabandear ideas. Y para eso tengo simplemente que hablar con mi propia voz. Cosa bastante difícil como lo sabe cualquiera que ande metido en este asunto. Pero una vez conseguido eso, una vez que a fuerza de un largo trabajo de búsqueda, de desprendimiento, de humildad, uno cree haber encontrado, en el fondo del alma o de las tripas, esa voz, los conceptos “bueno” o “malo”, “poema” o “no poema” pierden totalmente vigencia. Se habla de un modo verdadero o se macanea. Y se macanea cuando, vaya a saber por qué, no se puede encontrar la propia voz.
Cuando me veo obligado a escribir un artículo, o un ensayo, o esto que estoy tecleando ahora por ejemplo, tengo siempre la fulera sensación de que estoy macaneando. De que podría afirmar todo lo contrario de lo que digo con la misma compostura y la misma sinceridad. En la poesía y en el cuento eso no me pasa. Sé que hay una única forma para decir una única verdad. Y que lo demás es una pelea con las palabras hasta encontrarla.
(Humberto Costantini, “Declaración jurada”)


Magnetófono
La gente se llevaba de ahí grabados sus saludos, sus voces, con el entusiasmo idiota de quien se fija eternamente en una placa fotográfica. A falta de ropa nueva para la toma retrataban palabras recién planchadas. Impecables. Escritas. Las palabras escritas muestran siempre la etiqueta de ropa sin usar.
(Mauricio Kartun, La suerte de la fea)



(Strangefruit Theatre Ensemble)


Maldad
Confianza en la maldad, no en el malvado;
en el vaso, mas nunca en el licor;
en el cadáver, no en el hombre
y en ti sólo, en ti sólo, en ti sólo.
(César Vallejo, "Confianza en el anteojo, no en el ojo...")


Malentendido (I)
Todo libro es también la suma de los malentendidos a los que da ocasión.
(Georges Bataille, El límite de lo útil)


Malentendido (II)
Cada acción, cada cosa, es para nosotros un encuentro
o un malentendido con algo de nuestro ser
que aún no somos.
(Mario Morales, "Si las cosas fueran únicamente lo que son")


Maqueta
Un tipo de libertad se ha perdido para siempre o por un largo tiempo: la libertad que procede de la capacidad de dominar su propio elemento. El pez domina el suyo, el pájaro el suyo, el animal terrestre el suyo. Thoreau dominaba todavía el bosque de Walden. ¿Dónde se encuentra ahora el bosque en el que el ser humano pueda probar que es posible vivir en libertad fuera de las formas congeladas de la sociedad?
(Stig Dagerman, "Nuestra necesidad de consuelo es insaciable")


Mar
Yo soy el poeta del mar.
Porque no hablo del mar.
Hablo de lo que arrastra la marea.
(Gustavo Bernstein, "Shakespeare" | Ejercicios de fe)


Media
Los dos somos gitanos de una troupe vagabunda
alegres en lo alto de una calle cualquiera.
Alegres las campanas como una nueva voz.
Tú crees todavía en la revolución
y por el agujero que coses en tu media
sale el sol y se llena todo el cuarto de luz.
(Raúl González Tuñón, "La calle del agujero en la media")



(Kees van Dongen)


Mejor
Mejor hagamos un mundo para que Alejandra se quede...
(Juan Gelman, "Proposiciones")


Melancolía
El mundo se achata cuando no lo amás. Son los días en los que uno no puede escribir… cuando el mundo parece tener una sola dimensión. Uno escribe cuando el mundo tiene múltiples dimensiones, y las historias son como cajitas chinas que se abren una detrás de la otra... Y no es en el momento de la alegría, sino en el momento de la melancolía... Pero la melancolía no enfermante, sino la melancolía que te deja ver la belleza del mundo. Es como un filo, el filo de una cornisa, esa melancolía… Acá hay un abismo... acá ves la belleza del mundo... y la podés escribir.
(Diana Bellessi, El jardín secreto | Costantini-Panich-Prado)


Mentira
El arte es una mentira; una mentira que nos hace ver la verdad.
(Pablo Picasso | "Picasso speaks", entrevista de Marius de Zayas en The Arts, 1923)


Mercancía
Cuando todo se convierte en mercancía, sólo hay dos maneras de resistir: desde la gratuidad o desde el ridículo.
(Darío Sztajnszrajber, Mentira la verdad)


Meseta
Un rasgo deplorable del espíritu occidental consiste en relacionar las expresiones y las acciones con fines externos o transcendentes, en lugar de considerarlas en un plan de inmanencia según su valor intrínseco. Por ejemplo, en la medida en que un libro está compuesto de capítulos, tiene sus puntos culminantes, sus puntos de terminación. ¿Qué ocurre, por el contrario, cuando un libro está compuesto de mesetas que comunican unas con otras a través de microfisuras, como ocurre en el cerebro? Nosotros llamamos "meseta" a toda multiplicidad conectable con otras por tallos subterráneos superficiales, a fin de formar y extender un rizoma. Nosotros hemos escrito este libro como un rizoma. Lo hemos compuesto de mesetas. Si le hemos dado una forma circular, sólo era en broma. Al levantamos cada mañana, cada uno de nosotros se preguntaba qué mesetas iba a coger, y escribía cinco líneas aquí, diez líneas más allá... Hemos tenido experiencias alucinatorias, hemos visto líneas, como columnas de hormiguitas, abandonar una meseta para dirigirse a otra.
(Gilles Deleuze y Félix Guattari, Mil Mesetas)


Milagro (I)
están dadas las condiciones para que ocurra el milagro. de hecho ya ocurrió. están dadas las condiciones para verlo.
(Patricio Forlani)
| atrásdelosojos |


(Alfred Stieglitz)


Milagro (II)

Porque de eso va el cuento,
de ese rato en remojo eternizado,
de ese río indomable
que nunca será el mismo
pero inunda y arrasa como entonces.

El milagro es vivir dentro de un mundo
donde nada sucede mientras tanto,
un mundo ajeno a ese prodigio,
a la luz clandestina, la palabra imprecisa,
el roce accidental de dos caminos que avanzan paralelos
como en las matemáticas, la lógica purísima,
la ciencia con sus causas y sus gracias precisas
y ecuaciones sin dios.

(Macarena Trigo, "Lo que pasa cuando vuelves a ver, a encontrar frente a frente, cara a cara, cheek to cheek, muak, al amor de tu vida. Ese. El que nunca fue tu ex" / fragmento)


Miserere
Un pedante que vio a Solón llorar la muerte de un hijo, le dijo: "¿Para qué lloras así, si eso de nada sirve?". Y el sabio le respondió: "Por eso precisamente, porque de nada sirve". Claro está que llorar sirve de algo, aunque no sea más que de desahogo; pero bien se ve el profundo sentido de la respuesta de Solón al impertinente. Y estoy convencido de que resolveríamos muchas cosas si saliendo todos a la calle, y poniendo a la luz nuestras penas, que acaso resultasen una sola pena común, nos pusiéramos en común a llorarlas y a dar gritos al cielo y a llamar a Dios. Aunque no nos oyese, que sí nos oiría. Lo más santo de un templo es que es el lugar a que se va a llorar en común. Un Miserere, cantado en común por una muchedumbre, azotada del destino, vale tanto como una filosofía. No basta curar la peste, hay que saber llorarla.
(Miguel de Unamuno, Del sentimiento trágico de la vida)


Misticismo
Tiendo a cierto misticismo, a una contemplación mística del mundo, es verdad. Pero es por una especie de veneración que me viene de la infancia, la necesidad irresistible de admirar a los hombres y a la naturaleza, de conocer en profundidad allí donde otros sólo perciben la apariencia inanimada, mecánica de las cosas (...) Cada vez me resulta más escandalosa la ausencia de sentido de lo sagrado en mis contemporáneos.
(Pier Paolo Pasolini, Encuentro con Jean Duflot)


(Moacir Tomás Lipgot)


Moacir
Mi amigos no pregunten
por qué bebo por favor.
Yo soy un prisionero del amor.
[...] ¡Beban conmigo!
¡Porque soy yo quien va a pagar!
(Moacir Dos Santos, "Jugador Ebrio")


Monstruo (I)
Dios que lo creaste con magnificencia, a ti te invoco:
¡muéstrame a un hombre que sea bueno!... Pero
que tu gracia multiplique mis fuerzas naturales, pues
ante el espectáculo de semejante monstruo puedo
morir de asombro; por menos se ha muerto.
(Conde de Lautréamont, Los cantos de Maldoror)


Monstruo (II)
«Hombre limpio, muy trabajador, de fiar, callado». ¡Dios Santo! ¿Pero qué clase de monstruo quieren? Creo que jamás podría trabajar en una institución con semejante visión del mundo.
(John Kennedy Toole, La conjura de los necios)


Montaje
El montaje destruye las reglas del tiempo, sustituyéndolas por reglas morales; una vida lo es, no ya en la medida en que es una continuidad, sino en tanto que es una serie de acontecimientos significativos, incluso cuando aquello que los pone en evidencia es una luz de sueño. Pero el tiempo, anulado, se venga incubando su ausencia como una terrible nostalgia, una insoportable sensación de posibilidades no realizadas.
(Pier Paolo Pasolini, Descripciones de descripciones)



(Xul Solar)


Montaña (I)
Darle a la palabra su regia etimología. Ese lugar, desmitificado pero sagrado... aquella letra que sea mi fibra íntima, pero también que quiera salir a la superficie, como la vallisneria, que debajo del agua emerge y le sonríe al sol. ¿Había que subir tan alto para poder llegar tan profundo? ¿Eran tres mil metros para adentro? Lo hondo me lleva a lo alto. Evidentemente ese vuelo lo da una buena raíz. Se unen allí la montaña y el árbol.
(Emma Fernández)


Montaña (II)
Hay un casillero para una montaña. Las burbujas del cielo dibujan sobre la montaña una aureola fresca y translúcida. Alrededor de la montaña el aire es sonoro, compasivo, antiguo, prohibido. La entrada a la montaña está prohibida. La montaña tiene su lugar en el alma. Ella es el horizonte de algo que no deja de retroceder. Produce la impresión del horizonte infinito. Y yo describo con lágrimas esta pintura porque esta pintura me toca el corazón. En ella siento desplegarse mi pensamiento como en un espacio ideal, absoluto, pero en un espacio que tendría una forma posible de ser insertada en la realidad. Caigo en ella del cielo.
(Antonin Artaud, El ombligo de los limbos)


Montaña (III)
Antes de estudiar zen, los hombres son hombres y las montañas son montañas. Mientras se estudia zen, las cosas se vuelven confusas. Después de estudiar zen, los hombres son hombres y las montañas son montañas. Después de decir esto, se le preguntó al Dr. Susuki cuál era la diferencia entre antes y después. Él respondió: "no hay diferencia, sólo los pies están un poco despegados de la tierra".
(John Cage, Indeterminación | 34)


(John Cage)


Muerte
¿Cómo será la muerte? ¿Ver
un tigre de hierro que te salta encima
y no creer que te pueda tocar?
(Juan Wilcock, "Pregunta oída en un sueño")


Mugre
La mugre del tango ("mugre sagrada" como la llamaba Troilo) es el cúmulo de nociones de técnica interpretativa que no figuran en las partituras. Una especie de sabiduría que los músicos se transmiten oral y empíricamente, porque resulta muy difícil de graficar. Es una desprolijidad permitida, que da un sabor particular. Es como la diferencia entre un dibujo hecho con regla y otro hecho a mano alzada. El segundo es imperfecto, pero está más vivo.
(Gigliotti-Goldberg-Paglia | eltangauta.com)


Mula
Llegué a un lugar llamado Wayar, a más de tres mil metros sobre el nivel del mar. En ese paraje, en el que no se ven una casa ni un rancho hasta donde alcanza la vista, divisé, de lejos, un cementerio. Me emocionó su blancura. Las paredes que lo circundaban y las tumbas estaban blanqueadas. Fue para mí una visión inmaculada del Después. Sin poder contener mi emoción me puse a rezar. Algo profundo e importante debió de ocurrir en ese momento porque mi mula se hincó y yo terminé mis oraciones montado en la mula arrodillada... Dios es testigo.
(Jorge Calvetti, El paisaje invisible | Gustavo Fontán)


Mundo
Haciendo arte
contra el mundo
a favor del mundo.
(Luciano Mascaró, "Gemelo maldito")


Muralla

No es su costumbre,
pero la garza amarilla desplegó sus alas e inició anoche un vuelo nocturno.

No es frecuente en China;
pero a veces ocurre que alguien desarma la Gran Muralla
para que el corazón quede expuesto
y pueda volver a amar.

Yuan Ho. Dinastía Han.

(Alberto Laiseca, "La Gran Muralla")



(José Campitelli-Ricardo Becher)


Murciélago

La desgracia de la corporación médica
es que ignora la presencia del espíritu.

La manzaba de oro es tuya y el escorpión de jade también,
ya no los necesito.

Al amanecer el cielo se parte en cuatro,
el viento se ha llevado todo,
incluso a sí mismo.

Se cierra la noche,
el murciélago que me acechaba se arroja sobre mí.

Le muerdo el cuello, estalla,
una luz divina inunda la creación.

|Sanatorio Güemes, 10 de agosto de 2011|

(Ricardo Becher, Recta final)


Murga
La murga porteña, a decir del 'Negro' Ariel Prat es el máximo reservorio de negritud del país. Es decir, el baile de 'rumba', obedece al paso de los esclavos que tocaban con las cadenas puestas, y la 'matanza' (el momento del baile), a ese liberar de cadenas en las que el negro se quitaba los grilletes de los tobillos.
(Fernando Casas)


(La clase muerta | Tadeusz Kantor)


Muro
Soy un herético. De modo que necesito a Dios. Necesito ese Dios, necesito a mi enemigo. Necesito ese muro, para poder abrirme la cabeza. Este es mi credo, mi principio, mi posición en Polonia. Cada cual debe tener su muro.
(Tadeusz Kantor, El teatro de la muerte)


---------------------------------------------------------------------


N


Nacimiento (I)
... la poesía, que no salva de nada,
vendrá por nosotros.
Yo nazco cada vez que
me tiran a un pozo sin edad.
(Liliana Lukin, Teatro de Operaciones. Anatomía y Literatura)


Nacimiento (II)
¿De dónde surgen las doctrinas sino de heridas y aforismos vitales? Hay que llamar estoico a Joe Bousquet. La herida que lleva profundamente en su cuerpo, la aprende sin embargo, y precisamente por ello, en su verdad eterna como acontecimiento puro. En la medida en que los acontecimientos se efectúan en nosotros, nos esperan y nos aspiran, nos hacen señas: "Mi herida existía antes que yo; he nacido para encarnarla". Llegar a esta voluntad que nos hace el acontecimiento, convertirnos en la casi-causa de lo que se produce en nosotros, el Operador, producir las superficies y los dobleces en los que el acontecimiento se refleja... O bien la moral no tiene ningún sentido, o bien es esto lo que quiere decir, no tiene otra cosa que decir: ser digno de lo que nos sucede... ¿Qué quiere decir entonces querer el acontecimiento? ¿Es aceptar la guerra cuando sucede, la herida y la muerte cuando suceden? Es muy probable que la resignación aún sea una figura del resentimiento, él, que ciertamente posee tantas figuras. Querer el acontecimiento es, en principio, desprender su eterna verdad, como el fuego del que se alimenta... En cierto modo no cambia nada, excepto un cambio de voluntad, una especie de salto sobre el mismo lugar de todo el cuerpo que cambia su voluntad orgánica contra una voluntad espiritual que quiere ahora, no exactamente lo que sucede, sino algo en lo que sucede, algo por venir conforme a lo que sucede, según las leyes de una oscura conformidad humorística: el Acontecimiento. Es en este sentido que el amor fati se alía con el combate de los hombres libres. El acontecimiento no es lo que sucede (accidente); está en lo que sucede el puro expresado que nos hace señas y nos espera. Según las tres determinaciones precedentes, es lo que debe ser comprendido, lo que debe ser querido, lo que debe ser representado en lo que sucede. Bousquet añade: "Conviértete en el hombre de tus desgracias, aprende a encarnar su perfección y su estallido". No se puede decir nada más, nunca se ha dicho nada más: ser digno de lo que nos ocurre, esto es, quererlo y desprender de ahí el acontecimiento, hacerse hijo de sus propios acontecimientos y, con ello, renacer, volverse a dar un nacimiento…
(Gilles Deleuze, Lógica del sentido)



(Jackson Pollock)


Nacimiento (III)

yo tenía un mundo un país una familia
y entonces emigré
y busqué lo Oscuro por pasión o por locura
y por pasión o por locura huí al desierto: mi corazón sin luz

[...]

ahora que regreso del viaje
sin un Padre sin un Tótem sin auxilios ni guaridas
aquí sin Yo sin nombre propio todavía un animal
cosido al silencio con el silencioso hilo de los muertos

aquí, sí, aquí confieso:
sólo tengo las piernas abiertas
en un brutal gesto de parirme.

(Diego Roel, Padre Tótem)


Nadie
Yo me habré marchado
y nadie va a creer
que anduvimos tomados de las almas.
(Héctor Viel Temperley, "Eleodoro Mansilla")


Naipe
Y de pronto, descubrirá algo que no es la felicidad, sino un equivalente a ella. La emoción. La terrible emoción de jugarse la piel y la felicidad. No en el naipe, sino convirtiéndose usted en una especie de emocionado naipe humano que busca la felicidad, desesperadamente, mediante las combinaciones más extraordinarias, más inesperadas.
(Roberto Arlt, "La terrible sinceridad" | Aguafuertes porteñas)


Naranja
Tengo ganas de sacar fotos con una cámara de bicicletas, dar la vuelta a los bosques de Palermo en un caballo de madera, montar un barrilete para poder remontarlo. Comer un copo de nieve, ir de viaje dentro de una maleta. Bajarme justo donde no haya parada, tirar una piedra en un lago naranja, escalar una montaña de lana y tomar una sopa de letras en un café de una esquina que no existe.
(Víctor Garay)


(Matías Sierralta)


Narración
Hay que creerle siempre a la narración, nunca al narrador.
(D. H. Lawrence)


Naufragar
... Entonces el bar está repleto y no hay ecos en el humito celeste, afuera debe llover a mares porque de repente tu pelo una gota. Mojarse siempre es naufragar y secarse son sólo los restos.
Entonces jugar es mi amuleto y hay restos de mi halconcito terrestre, afuera deben gruñir los zares porque de repente tu pelo me moja. Encontrarse siempre es naufragar y odiarse es sólo un momento.
(Agustina Gurevich, "Autorretrato falso en siete espejos fallados")
| quélindalluvia |


Niño
Crear; he ahí la gran redención del sufrimiento y lo que aligera la vida. Pero para ser creador hace falta dolor y forzosamente metamorfosis. ¡Sí, ciertamente en vuestra vida es necesario que muráis amargamente muchas veces, oh creadores! ¡Qué seáis así portavoces y justificadores de todo lo perecedero! Para que aquel que crea sea él mismo el niño que acaba de nacer, para eso es necesario también que haya querido ser la parturienta y el dolor de la parturienta. En verdad, he caminado por cien almas, y por cien cunas y cien tumbas. Ya he dicho muchos adioses, conozco bien los últimos instantes que desgarran el corazón. Pero así lo quiere mi querer creador, mi destino. O para decirlo más lealmente, es precisamente ese destino el que mi querer quiere...
(F. Nietzsche, "En las islas afortunadas" | Así habló Zarathustra)


Nombre (I)
"Habitaré mi nombre". He aquí aquello por lo que movilizamos tantos recursos. He aquí también aquello para lo que puede servir nuestra monótona biografía: siempre retomar la búsqueda de las condiciones bajo las cuales el nombre propio de cada uno es habitable.
(Alain Badiou, "La confesión del filósofo")



(Fraude | Orson Welles)


Nombre (II)
Esto ha estado aquí por siglos. Quizá la mayor obra del hombre en todo el mundo occidental. Y no tiene firma: Chartres. Una celebración de la Gloria de Dios y de la dignidad humana. Bueno, todo lo que queda, piensan en estos días la mayoría de los artistas, es… el hombre…desnudo, pobre rábano hendido. No hay celebraciones. Los científicos siguen diciéndonos que el nuestro es un Universo desechable. Ya se sabe… puede que sea justo esta gloria anónima de todas las cosas, este rico bosque de piedra, este canto épico, esta alegría, este gran salmo de afirmación, el que escojamos cuando todas nuestras ciudades sean polvo para que quede intacto, para señalar dónde hemos estado, para testificar lo que podemos llevar a cabo. Nuestros trabajos en piedra, en pintura, en impreso están a salvo algunos de ellos -por unas pocas décadas o uno o dos milenios- pero finalmente todo debe caer en la guerra, o desaparecer en la final y universal ceniza. Los triunfos y los fraudes, los tesoros y las falsificaciones. Es un hecho en la vida: vamos a morir. “Sé de buen corazón”, grita el artista muerto desde el pasado vivo. Nuestras canciones serán todas silenciadas. ¿Pero qué importa? Sigue cantando. Quizás el nombre de un hombre no importe / tanto.
(Orson Welles, Fraude)


Nombre (III)
Pido a mis dioses o a la suma del tiempo
que mis días merezcan el olvido,
que mi nombre sea Nadie como el de Ulises,
pero que algún verso perdure
en la noche propicia a la memoria
o en las mañanas de los hombres.
(Jorge Luis Borges, "A un poeta sajón" | Ex libris Gustavo Bernstein)


Nubes
Hoy sería un animal con alas,
volando ahí arriba por donde me lleve el aire,
mimados por las nubes silenciosas,
yo y mis sombras múltiples.
(Nikolina Stanic)


(Rio Stanic)


Nutrición
He aprendido a nutrirme de lo que suelto...
(Leopoldo María Panero, "El loco")


---------------------------------------------------------------------


O


Objeto
Un objeto en definitiva es lo que hace del infinito algo privado.
(Joseph Brodsky, Marca de agua | Ex libris Nicolás Dojman)


Oblicuo
Hay cierta Oblicuidad de luz,
En las Tardes de Invierno –
Que oprime como el Peso
De los Cantos de Iglesia –

Y Celestial Herida nos inflige –
No deja cicatriz,
Sino una diferencia interna,
Donde el Significado yace –

Nadie puede enseñarlo – Nadie –
Es Desesperación Sellada –
Aflicción imperial
Que del Aire nos llega –

Cuando viene, el Paisaje lo escucha –
Las Sombras – el aliento contienen –
Cuando parte, es como la Distancia
En la mirada de la Muerte –
(Emily Dickinson, "There´s a certain Slant of light...")



(Mark Rothko)


Obra
Al final, la verdad se hallará en su obra, la esencia corpórea del artista. No se deteriorará. El hombre no puede juzgarla. Porque el arte alude a Dios, y en última instancia, le pertenece.
(Patti Smith, Éramos un niños)


Occidente
La historia de Occidente es la historia de la industria farmacéutica persiguiendo a las brujas.
(Cali Rogers | Villa Berna - Córdoba)


Ocio
En Siberia blues está el retrato de esos vagos de los bajos de Villa Urquiza que defendían el fuego sagrado del ocio porque sabían que todo esfuerzo embrutece y ata las riendas del burro de carga a la ciudad marmota. Cada uno de esos lúmpenes de barrio está retratado en genio y figura: uno va como un Buda vestido para el escolaso, otro duerme hasta las once y viste siempre en pijama y pantuflas, otro -el Obispo, así llamado por su renuencia al trabajo- jamás cede a la tentación de changa o jornal. No al trabajo para permanecer al acecho, en actitud de espera, en disponibilidad para el golpe...
(Osvaldo Baigorria, Sobre Sánchez)


Ofrenda
Le entregó su alma al diablo
pero el diablo se la regaló a Dios...
(Caetano Veloso, "Maria Bethânia")
| mariabethânia |


Ojos
El dolor existe para abrir los ojos. Y la belleza existe para que valga la pena tener los ojos abiertos.
(Martín Brauer)


Olimpo
Al borde de la Alameda, casi topándose con la iglesia colonial de San Francisco, la disco luce su ala meada en el neón fucsia que chispea el pecado festivo; la invitación a bajar los peldaños y sumergirse en el horno multicolor de la fiebre-music que gotea la pista. Allí, la mariconada desciende la amplia escalera de medio lado, como diosas de un Olimpo Mapuche.
(Pedro Lemebel, Loco afán | Ex libris Luciano Mascaró)


(Denise Grünstein)


Oportuno
Son oportunos
los tardíos que llegan
a redimirnos.
(María Belén Aguirre, Archipiélago)


Opresión
En el sistema capitalista el ser patrón necesariamente supone la condición de opresión. La estructura del sistema capitalista se basa en la explotación del hombre por el hombre. De modo así que en la medida en que a mí me oprime, yo tengo el deber de luchar no contra mi patrón sino por mi liberación. Yo tengo que sacarle el pie que él me pone encima... por amor a él porque a él le hace mal oprimirme y a mí me hace mal que él me oprima. 
(Padre Carlos Mugica)


Orfandad
Ha muerto Rilke. Vinieron a invitarme a una fiesta de año nuevo y me dieron la noticia. Eres el primero a quien escribo este año que comienza. Oh, Boris, hemos quedado huérfanos, nunca iremos a ver a Rilke. Ese lugar no existe más...
(Marina Tsvietáieva, Carta a Boris Pasternak, 1927)


Origen
Quédate este día y esta noche conmigo y poseerás el origen de todo poema...
(Walt Whitman, "Canto a mí mismo" | 2)


(Jean-Michel Basquiat)


Orilla
No importa dónde nace el amor
(los nacimientos son asuntos de registro o
de parroquia)
pero sé que no dura al aire libre,
en ese prado aséptico con un molino al fondo.
Nace en cualquier parte
pero no prospera en la ilusión bucólica:
busca la complicación,
no el caos pero si su orilla,
un cuerpo espeso de tejidos
y de material residual,
y busca sobre toda la armonía
que es donde, si nos descuidamos un instante,
muere por falta de necesidad.
(Santiago Sylvester, "Sobre el amor")


Oscuridad

Vamos, le dijo al niño,
tu sueño tiene una estrella.
Toma este campo libre
y esta pelota de medias.

Vamos que están los duendes
dispuestos para jugar
antes que cante el gallo
partiendo la oscuridad.

(Jacinto Piedra y Peteco Carabajal, "La canción del brujito")


(Paul Sérusier)


Otoño (del otoño)
Ya en los otoños de la tierra no se escucha el brevísimo susurro de la hoja amarillenta al rozar el suelo luego de desprenderse de la rama ya sin savia, y ensayar el vano intento de volar un poco antes de morirse olvidada en un sendero. Los ruidos del mundo nos han robado ese sagrado instante en que la hoja suspira su adiós definitivo.
(Atahualpa Yupanqui, Este largo camino)


---------------------------------------------------------------------


P


Paciencia
El más escéptico de todos
es el Tiempo,
que con los Nos hace Síes
y con el odio amor
y al contrario.
Y si el río no remonta a su fuente,
y si la manzana caída no salta
y se reúne a su rama
es porque te falta paciencia para creerlo.
(Paul Valéry, "Salmo T")


Padre
Quiero comenzar una vida de acuerdo con mis ideas. A menudo hablamos, decimos muchas cosas, pero no hacemos nada y envejecemos en años o en espíritu que es peor. Por lo tanto, amigo mío, quiero decirte que yo quiero: pensar, decir, y sobre todo hacer. Hacer qué, me dirás. Es difícil y es fácil de explicarlo. Se sintetiza en una sola palabra:  Vivir.  En una sociedad alimentada a sandwiches económicos habrá que vivir en función a esa madeja económica, pero –y comienzan los peros- esa madeja es demasiado densa. Unos la aguantan y su razón de ser es precisamente tejer y destejer el ovillo pero éstos son generalmente muy superficiales. Los que tienen algo dentro, medios enredados viven, se debaten, lloran, gimen, se emborrachan o juegan; viven en una angustia ocasionada por cosas que no quieren hacer y hacen y viceversa y de ellos nace un sentido escéptico de la vida (. . .) Creo, padre mío, que este hombre se ha equivocado, le dijeron que la vida es ésta y aceptó. Yo digo que no, la vida no es una balanza de pesos y acciones. La vida encierra en sí valores que la hacen maravillosa y podrían ser: divinos, poéticos, naturales, humanos y dentro de éste el amor, el odio, la lucha, etc., etc. Lo otro es real, sí, pero es accesorio (lo económico); no pretendo prescindir de lo accesorio pues en este caso es imposible, sólo quiero vivir fundamentalmente sobre esos valores verdaderos o por lo menos esenciales.
(Paco Urondo, Carta al padre)


(Maurits Cornelis Escher)


Palomas
Nada perturbaba la paz de esas palomas, en ese país de gente buena, ordenada, sometida, apática. "No pasa nada" era el slogan nacional. La gente de ese pueblo tuvo muchas papás buenos que la cuidaban. Los papás les decían qué había qué hacer, y lo hacían. Y todavía había un papá grande, papá de todos los papás. A veces había hijos desagradecidos de tanta bondad; los torturaban, los mataban para darles un escarmiento. Así le pasó a Vallese, a Pampillón, a otros. Era lógico. No había que portarse mal. Otros tenían hambre pero eran tan buenos que no protestaban; se les morían los hijos por desnutrición… tampoco protestaban. ¡Qué lindo país la Argentina! Las palomas no tenían hambre, y estaban contentas, se sentían cuidadas y protegidas. Los papás le regalaban al papá grande todas las cosas de las que el papá grande entendía más: el papá grande sabe mucho de industrias; mucho más que los argentinos. Entonces las explotaba y se llevaba la plata. Eso es muy bueno, porque mamá siempre me dijo “la plata no hace la felicidad”. Entonces para ser infelices con la plata, mejor que se la lleve a su país el papá grande, y que sean infelices allá. Además, papá Juan Carlos junto con papá Guillermo y papá Federico prohibían a los argentinos películas y libros que los hicieran pensar. Pensar es un lío. A uno le vienen malos pensamientos de repente. Miren si a uno se le ocurre que lo que hay que hacer es matar a papá. Mejor no pensar, porque si es justo pero feo, es más importante hacer cosas lindas que cosas justas… ¿O no será así?
(Rodolfo Kuhn | Argentina, mayo de 1969 | Ex libris María Belén Aguirre)
| loscaminosdelaliberación |


Pan (I)
A veces,
el poema es corto
y la pena, enorme.
Tomo trenes,
eternos,
lejanos,
para acercarme un poco hacia vos.
Por la ventana sólo se ven árboles.
También algunas casas viejas.
Toda mi tristeza no entraría
en una casa vieja.
Está amaneciendo.
Amanece.
Un hombre se sienta a mi lado.
Tiene una bolsa en la mano,
la abre.
Saca un pedazo de pan y lo mastica.
El cuerpo de Cristo.
Amanece
y el hombre hace migajas en el asiento de un tren
con el cuerpo de Cristo.
Yo lo miro y quiero abrazarlo.
Él también está solo…
(Leticia Morínigo, "A veces el poema es corto" / fragmento)


Pan (II)
¿Poesía como pan? Ese pan debe crujir entre los dientes, y despertar otra vez el hambre, antes que calmarla. Y esa poesía debe estar afilada por el saber y debe ser amarga por la nostalgia, para poder conmover el sueño de los hombres. Sí, estamos dormidos -somos durmientes- de miedo a tener que observarnos y observar nuestro mundo.
(Ingeborg Bachmann | Ex libris Liliana Lukin)


Paraíso (I)
Adán junto a la tumba de Eva:
Dondequiera que ella estuviese, allí estaba el Paraíso.
(Mark Twain, El diario de Adán y Eva)


(Victor Brauner)


Paraíso (II)
Todos los que vivieron meses con el cadáver
de la mujer o el hombre que amaban
al olor y al dolor se sobrepusieron,
porque es más fuerte el espíritu que la materia.
Patéticos sepulcros en cubrecamas
bordados, agonías de una adoración
que lo es todo y que se aferra al hueso desnudo
entre perfumes y vermicidas nauseabundos,
estructuras tambaleantes levantadas con prisa
o con paciencia por la desesperación
para sostener un pedacito de paraíso.
Y yo, que te veo con rostro alegre
indescriptible y deslumbrante
atravesar esta plaza con luz roja
y a medida que llegas pierdo el juicio,
algo entre la P.G.P y el delirium tremens,
yo, que vivo porque te veo vivir,
rosa, para decirte todo de una vez,
o sol, o cordero místico de Dios,
¿no debería decir gracias, amor mío?
(Juan Wilcock, "Todos los que vivieron meses con el cadáver")


Paraíso (III)
Como acto reflejo de mártir
bendigo tu Nombre
y nos prometo que esta noche
de estas heridas
emergerá el Paraíso.
(Sergio Felipe Mattano, "Bendición")


Parece (I)
Me parece que vivo
que estoy entre los ruidos
que miro las paredes,
que estas manos son mías,
pero quizás me engañe
y paredes y manos
sólo sean recuerdos
de una vida pasada.
He dicho "me parece"
yo no aseguro nada.
(Oliverio Girondo, "Escrúpulo")



(Xilografía de Krzysztof Belmar)


Parece (II)
A veces me parece que los amores son un sólo amor que se continúa de persona en persona. Una sola historia de amor conformada por historias que se suceden unas a otras. Y así, cuando empiezo una relación nueva con alguien, siento casi que estoy continuando la que tenía antes. ¿Son las historias una única y Gran Historia?
(Martín Aletta, "A veces me parece...")


Pareja
Además, seríamos una pareja; como hay tantas. Y una pareja es algo fuerte, amenazante, que hace sentirse débiles a los que están solos. Vos pondrías tu naturalidad, tu violencia y tu inconsciencia sana de chico proletario y yo me refinamiento, mi cultura y mi cinismo. Vos serías el bárbaro conquistador que finalmente termina vencido y conquistado, como dice la historia.
(Carlos Correas, "La narración de la historia")


Partes

Hay partes de mí que no recuerdo

y sin embargo vuelvo
al sitio en que las he dejado

para descubrir
sin gratitud/ con espanto

el codicioso monstruo
de la esperanza.

(María Belén Aguirre, "Hay partes de mí...")



(La ricotta | Pier Paolo Pasolini)


Pasado (I)
Yo soy una fuerza del Pasado.
Sólo en la tradición está mi amor.
Vengo de las ruinas, de las iglesias,
de los retablos, de los pueblos
abandonados en los Apeninos o los Prealpes,
donde han vivido los hermanos.
Doy vueltas por la Tuscolana como un loco,
por la Apia como un perro sin amo.
O miro los crepúsculos, las mañanas
sobre Roma, sobre la Ciociaria, sobre el mundo,
como los primeros actos de la Posthistoria,
a los que asisto, por privilegios de la edad,
desde el último extremo de cualquier época
sepultada. Monstruoso es quien ha nacido
de las vísceras de una mujer muerta.
Y yo, feto adulto, vago
más moderno que cualquier moderno
buscando hermanos que ya no están.
(Pier Paolo Pasolini, "Io sono una forza del Passato...")


Pasado (II)
Oscuramente creyó intuir que el pasado es la sustancia de que el tiempo está hecho; por ello es que éste se vuelve pasado en seguida...
(Jorge Luis Borges, "La espera")


Pausa
La poesía nace de la pausa existente entre las palabras.
(Ana Blandiana, entrevista en Espéculo, 2008)


Pecado
El pecado, qué importa
si ya no conduce a la pureza...
(Giuseppe Ungaretti, "La piedad")


Pendejo
Estamos jodidos
Vi los ojos enrojecidos del murguero
Sentí el aliento a sida de un muchacho
Vi a un pájaro violar a un pajarito
Los pendejos viven a orillas de ríos de mierda
Los edificios se reproducen como herpes
Los helicópteros de la yuta sobrevuelan countrys
Y mi abuela va a morir, va a morir pronto
La guita se disuelve entre los dedos
Un día vamos a encontrar un dinosaurio muerto en la playa
Un día vamos a bailar cumbia con máscaras antiguas
Un día un carajo
El dinosaurio va a ser un pendejo
Los turistas serán felices
Pendejo significa
Negro, Villero, Desaparecido, Muerto.
(Axel Alfaro Asad, "Estamos jodidos...")



(Grupo Presente)


Pequeñas
Las cosas pequeñas, si se ponen muy juntas, son más grandes que las grandes.
(Henri Barbusse | Ex libris Electra / Sandra Aguirre)


Perfume (I)

La violeta es introvertida
y su introspección es profunda.
Dicen que se esconde por modestia. No es así.
Se esconde para poder captar el propio secreto.

Su casi no-perfume
es gloria sofocada
pero exige de uno que la busque.
No grita nunca su perfume.
La violeta dice levedades que no se pueden decir.

(Clarice Lispector, "Violeta")


Perfume (II)
Muchas flores despiden sin quererlo
su perfume más dulce y más arcano
envueltas en profundas soledades...
(Charles Baudelarie, "La mala suerte")


Perón
Pueri peronisti
omnes iuncti vincemus
et dabimus, ut semper,
cordis clamorem:
vade Peronem, vade Peronem.
Pro isto magno argentino,
qui calluit devincire sibi
ingentem populi copiam,
dimicando Fortunam.
Pero, Pero, quam magnus es.
Praefecte mi, quanto vales.
Pero, Pero, magne rector,
es operarius princeps...
(Oscar Conde, Symphonia peronista)


Perro (I)
Marlén, estos poemas sólo pretenden
recordarte que tú vas en mi sangre
como un perro extraviado.
Ellos no me salvarán de tu belleza.
(Héctor Miranda Reguera, Manual de las brujas | Editorial Callejas)



(Francisco de Goya)


Perro (II)

El poema morderá
como el perro
que un buen día
desconoce
a su amo.

La mano que le daba de comer
es la misma pero es otra.

Un extraño
ha entrado
en la casa.

(María Belén Aguirre, "El poema morderá...")


Pesebre
Especie de cajón donde comen las bestias.
(Real Academia Española)


Pestañeo
Soy
lo que ves
si me ves.
(Sandra Aguirre | Acción Poética Tucumán )


Pétalos
Esa flor que repite allá en el borde
del bosque: no te olvidés de mí, no
tiene colores más leves, más claros
que el espacio creciendo entre nosotros.
¿Cómo un yuyito puede
producir tales miniaturas
de perfecta belleza? Acaso,
como lo que hicimos, sea
una compensación por sus espinas,
o acaso su florcita
azul, brillando sobre el verde
húmedo, esconda
secretas fallas, ínfimos
dolores de pétalos incompletos.
Pero aun así repite:
no me olvidés, no dejés
de protegerme con tu sombra esbelta.
(Silvio Mattoni, "Esa flor...")


Pez (I)
¿Qué sabe el pez del agua donde nada toda su vida?
(Albert Einstein)



(Manuel Marsol)


Pez (II)

Y si por desgracia yo
perdiera el cauce
recuérdeme que soy
un pez de río
buscando el mar.

(María Belén Aguirre, "Historia Natural")


Piltrafa
El diablo es voraz: compra todo. No le deja nada a Dios. O le deja una piltrafa, que es el estado en que uno encuentra a Dios. Dios se alimenta de las sobras del diablo. Uno no ve a Dios si no se siente un miserable.
(Gustavo Bernstein, "Glosa para Vicente Luy")


Plantas

Yo creo que somos un pueblo de plantas,
de otra manera, ¿de dónde sacamos la calma
con que esperamos ser deshojados?
¿De dónde el valor
para empezar a deslizarnos en un tobogán de sueños
tan cerca de la muerte,
con la certeza de que podremos
nacer de nuevo?
Yo creo que somos un pueblo de plantas,
¿Quién ha visto
a un árbol rebelándose?

(Ana Blandiana, "Yo creo...")



(Erika Kuhn)


Poema
Contra todas las poetizaciones, digo que hay un poema solamente si una forma de vida transforma una forma de lenguaje y si recíprocamente una forma de lenguaje transforma una forma de vida.
(Henri Meschonnic, "Manifiesto por un partido del ritmo")


Poemas
He visto poemas salvar vidas
sin que lo supieran
ni los poemas
ni las vidas...
(Eduardo Milán, "He visto poemas...")


Poética
...Yo soy un dictado, pronuncia la poesía, apréndeme par couer. Oyes venir la catástrofe. El deseo de lo mortal despierta en ti el movimiento contradictorio de proteger del olvido eso que al mismo tiempo se expone a la muerte. ¿Qué quiere el desamparo? Poner en guardia. Así surge en ti el sueño de aprender par couer. De dejarte atravesar el corazón por el dictado. De un plumazo, y esto es lo imposible, esta es la experiencia poemática. Llamo poema a esto mismo que aprende el corazón, eso que inventa el corazón. Corazón ya no nombra solamente la interioridad, la libertad de conmoverse activamente al reproducir la huella amada. La memoria del par couer es confiada como un rezo, viene sobre ti como de afuera. Así, pues: el corazón te late, nacimiento del ritmo…
   No hay poema sin accidente, no hay poema que no se abra como una herida, pero también que no sea hiriente. Llamarás poema a un encantamiento silencioso, la herida áfona que de ti deseo aprender par couer. Así tiene lugar, esencialmente, sin que uno lo tenga que hacer: se deja hacer, sin actividad, sin trabajo, en el más sobrio pathos, extranjero a toda producción. El poema cae en suerte, bendición, venida de lo otro. Nada por hacer, ni “poesía pura”, ni retórica pura, ni “puesta en obra de la verdad”. Solamente una contaminación, esa, y esa encrucijada, este accidente. El don del poema no cita nada, corta el aliento. Bien abajo, cerca de la tierra. Ni sublime ni incorporal, angélico quizás, y por un tiempo…
   Recuerda: la pregunta “¿qué es... ?” llora la desaparición del poema, otra catástrofe. Al anunciar lo que es tal como es, una pregunta saluda el nacimiento de la prosa.
(Jacques Derrida, "Che cos'è la poesia?")



(Meshes of the afternoon | Maya Deren)


Polenta
Qué bueno está comer una polenta
cuanto hay frío y hay tormenta...
algo así como andar confundido
y encontrarse a Dios...
(El Príncipe, "Polenta")


Porqué
¿Por qué? -dijo Zarathustra- ¿Preguntas por qué? No soy yo de esos a quienes sea lícito preguntarles por su porqué. Hace ya mucho tiempo que he vivido las razones de mis opiniones. ¿No tendría yo que ser un tonel de memoria si quisiera tener conmigo también mis razones? Ya me resulta demasiado incluso el retener mis opiniones; y más de un pájaro se escapa volando. A veces encuentro también en mi palomar un animal que ha venido volando y que me es extraño, y que tiembla cuando pongo mi mano sobre él. Sin embargo, ¿qué te dijo en otro tiempo Zarathustra? ¿Que los poetas mienten demasiado? También Zarathustra es un poeta.
(F. Nietzsche, "De los poetas" | Así habló Zarathustra)


Posesión
En verdad, "mi cuerpo" indica una posesión, no una propiedad. Es decir, una apropiación sin legitimación. Poseo mi cuerpo, lo trato como quiero, tengo sobre él el jus uti et abutendi. Pero a su vez él me posee: me tira o me molesta, me ofusca, me detiene, me empuja, me rechaza. Somos un par de poseídos, una pareja de bailarines endemoniados.
(Jean-Luc Nancy, "Indicio 34" | 58 indicios sobre el cuerpo)



(Michelangelo Caravaggio)


Precipicio
Lo milagroso apareció esa mañana. Muy temprano fue al potrero. Caminaba con pasos contenidos porque ya sabía que en cuanto taconeara iría dando botes por el corral. Arremangó la camisa, acomodó un tronco, tomó el hacha y asestó el primer golpe. Entonces, rechazado por el impulso de su propio hachazo, Pedro levantó vuelo. Prendido todavía del hacha, quedó un instante en suspensión levitando allá, a la altura de los techos; y luego bajó lentamente, bajó como un tenue vilano de cardo. Acudió su mujer cuando Pedro ya había descendido y, con una palidez de muerte, temblaba agarrado a un rollizo tronco.
-¡Hebe! ¡Casi me caigo al cielo!
-Tonterías. No puedes caerte al cielo. Nadie se cae al cielo. ¿Qué te ha pasado? Te sucede por hacerte el acróbata. Ya te lo he prevenido. El día menos pensado te desnucarás en una de tus piruetas.
-¡No, no! -insistió Pedro-. Ahora es diferente. Me resbalé. El cielo es un precipicio, Hebe.
(Enrique Anderson Imbert, "El leve Pedro")


Prefiero
Prefiero tener bien presente las ganas de entregarme a cada gesto de amor antes que pensar si amo o no amo.
(Iara Nardi)


Preguntas
Allí donde otros proponen obras yo no pretendo otra cosa que mostrar mi espíritu.
Vivir no es otra cosa que arder en preguntas.
No concibo la obra como separada de la vida.
No amo la creación separada. No concibo tampoco el espíritu separado de sí mismo.
Cada una de mis obras, cada uno de los planes de mí mismo, cada una de las floraciones heladas de mi vida interior echa su baba sobre mí...
(Antonin Artaud, El ombligo de los limbos)


Prepotencia
Trabajo –me dice el amigo– de nueve a dos de la madrugada. Es decir, a la hora en que todo el mundo entra al “feca” o apoliya. Es decir: trabajo en unas horas en que casi nadie trabaja, que es como no trabajar. Porque ¿vos te das cuenta? tengo el día disponible. Puedo dormir mientras “Febo la cresta dora”. Y duermo. A las tres de la tarde, me levanto y salgo a ventilarme; luego, a las nueve entro a la oficina y salgo a las dos. Ahora bien; a mí lo que me revienta es el trabajo a horario, la recua, eso de levantarse a las siete de la mañana como todo el mundo, lavarme la cara de prepotencia, meterme en el subte repleto de fulanos ojerosos y ¡che! ¿esperar a que sean las doce para otra vez empezar la cantinela del “córrase más adelante”, etc.? ¡No, che! Así no trabajo yo ni de ministro. A mí que me den un trabajo que no sea trabajo. Que no tenga las apariencias de tal. ¿Te das cuenta? Tengo psicología... Lo único que pido es que me disfracen el laburo.
(Roberto Arlt, "Laburo nocturno" | Aguafuertes porteñas)


Príncipe
Si seguimos escuchando al Príncipe pronto nos van a crecer alas...



(Fotografía de Sergio Jacomino)


Privilegio
Un trabajador no tiene privilegios en mérito a la función que cumple. Niego esa aureola, esa condición de aristócrata. ¿Qué diferencia hay entre lo que hacía mi abuelo que era carpintero o mi padre, un tendero y vendedor ambulante, y lo que yo hago? Mi abuelo manejaba el serrucho y yo manejo mi máquina de escribir, mis ideas y un lenguaje... el único privilegio al que puedo aspirar es que algún día mis compañeros albañiles o mecánicos me reconozcan como a uno de los suyos.
(Haroldo Conti)


Prodigio
Y seguir. Seguir haciendo sin preguntarse para qué, concentrándose en el cómo. De alguna manera, al final, las piezas encajan. Hemos estado ahí muchas veces. Hemos visto el prodigio. No debemos olvidarlo.
(Macarena Trigo, "El ensayo contra todo")


Profanar
No me perdono el haber nacido. Es como si, al insinuarme en este mundo, hubiese profanado un misterio, cometido una falta de gravedad sin nombre.
(Emil Cioran, Del inconveniente de haber nacido)


Progreso
Salir del patio: ¿a qué? ¿a progresar? ¿carrera? ¿como ése? ¿el dientes de conejo? ¿el que me corrige Mallarmé? ¿ése? ¿ese novelista de trama? ¿a progresar a tema? (...) poca paciencia para escuchar al canario de la prosperidad.
letanía más letanía: es el programa de la buena reputación
quedan los amigos clandestinos: (...)
los amigos ligeramente locos que tienen relaciones ligeramente locas con el mundo con las cosas con los libros.
suave viento del noroeste, el aroma de los tilos, el sol verdoso, la soledad de la calle, nadie en el café, una alegría de soledad.
(Hugo Savino, Viento del Noroeste)


Pronunciar
Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.
(Wislawa Szymborska, "Las tres palabras más extrañas")


(Gilbert Garcin)


Puertas
Aquello que te dan, tómalo con todo lo que tu ser pueda recibir. Sólo así podrás devolver un prodigio igual y por tanto mayor. Sólo así no llorarás, mañana, ante las puertas misteriosas y mudas.
(Raúl Gustavo Aguirre, Olas)


Pulso
Mi querida, tu carta de julio me llega en septiembre. Espero que entre tanto estés ya de regreso en tu casa. Hemos compartido hospitales, aunque por motivos diferentes; el mío es harto banal, un accidente de auto que estuvo a punto de... Pero vos, vos, ¿te das realmente cuenta de todo lo que me escribís? Sí, desde luego te das cuenta, y sin embargo no te acepto así, no te quiero así. Yo te quiero viva, burra, y date cuenta que te estoy hablando del lenguaje mismo del cariño y la confianza –y todo eso, carajo, está del lado de la vida y no de la muerte. Quiero otra carta tuya, pronto, una carta tuya. Eso otro es también vos, lo sé, pero no es todo y además no es lo mejor de vos. Salir por esa puerta es falso en tu caso, lo siento como si se tratara de mí mismo. El poder poético es tuyo, lo sabés, lo sabemos todos los que te leemos; y ya no vivimos los tiempos en que ese poder era el antagonista frente a la vida, y ésta el verdugo del poeta. Los verdugos, hoy, matan otra cosa que poetas; ya no queda ni siquiera ese privilegio imperial, queridísima. Yo te reclamo, no humildad, no obsecuencia, sino enlace con esto que nos envuelve a todos, llamale la luz o César Vallejo o el cine japonés: un pulso sobre la tierra, alegre o triste, pero no un silencio de renuncia voluntaria. Sólo te acepto viva, sólo te quiero Alejandra. Escribime, coño, y perdoná el tono, pero con qué ganas te bajaría el slip (¿rosa o verde?) para darte una paliza de esas que dicen te quiero a cada chicotazo.
(Julio Cortázar, Carta a Alejandra Pizarnik, 1971)


Puntualmente
Encuentro cartas de Dios tiradas por la calle y su firma en cada una;
y las dejo donde están porque sé que dondequiera que vaya
otras llegarán puntualmente.
(Walt Whitman, "Canto a mí mismo" | 48)


---------------------------------------------------------------------


Q


Querencia
1. f Acción de amar o querer bien.
2. f Inclinación o tendencia del hombre y de ciertos animales a volver al sitio en que se han criado o tienen costumbre de acudir.
3. f Ese mismo sitio.
4. f Tendencia natural o de un ser animado hacia algo.
5. f Taurom. Tendencia o inclinación del toro a preferir un determinado lugar de la plaza donde fijarse.
(Real Academia Española)



(Al azar Balthazar | Robert Bresson)


---------------------------------------------------------------------


R


Racimo
Amanecer a cada rato. Es desleal dejarlo. Quiero decirte, es de saber el universo. No hay sombra donde acontece el jengibre, ni estando de espalda al río el mediano meridiano de su cauce hasta el mar; es como soñar una vida entera y luego despertar al tiempo de la almohada leve. El racimo es la ventaja de la uva en la uva...
(Martín Di Benedetto, "Circunstancia del jengibre" / fragmento)


Recado
Vine Martín, y no estás. Me he sentado en el peldaño de tu casa, recargada en tu puerta y pienso que en algún lugar de la ciudad, por una onda que cruza el aire, debes intuir que aquí estoy. Es este tu pedacito de jardín; tu mimosa se inclina hacia afuera y los niños al pasar le arranzan las ramas más accesibles... En la tierra, sembradas alrededor del muro, muy rectilíneas y serias veo unas flores que tienen hojas como espadas. Son azul marino, parecen soldados. Son muy graves, muy honestas. Tú también eres un soldado. Marchas por la vida, uno, dos, uno, dos... Todo tu jardín es sólido, es como tú, tiene una reciedumbre que inspira confianza.
   Aquí estoy contra el muro de tu casa, así como estoy a veces contra el muro de tu espalda. El sol da también contra el vidrio de tus ventanas y poco a poco se debilita porque ya es tarde. El cielo enrojecido ha calentado tu madreselva y su olor se vuelve aún más penetrante. Es el atardecer. El día va a decaer. Tu vecina pasa. No sé si me habrá visto. Va a regar su pedazo de jardín. Recuerdo que ella te trae una sopa cuando estás enfermo y que su hija te pone inyecciones... Pienso en ti muy despacio, como si te dibujara dentro de mí y quedaras allí grabado. Quisiera tener la certeza de que te voy a ver mañana y pasado mañana y siempre en una cadena ininterrumpida de días; que podré mirarte lentamente aunque ya me sé cada rinconcito de tu rostro; que nada entre nosotros ha sido provisional o un accidente.
   Estoy inclinada ante una hoja de papel y te escribo todo esto y pienso que ahora, en alguna cuadra donde camines apresurado, decidido como sueles hacerlo, en alguna de esas calles por donde te imagino siempre: Donceles y Cinco de Febrero o Venustiano Carranza, en alguna de esas banquetas grises y monocordes rotas sólo por el remolino de gente que va a tomar el camión, has de saber dentro de ti que te espero. Vine nada más a decirte que te quiero y como no estás te lo escribo. Ya casi no puedo escribir porque ya se fue el sol y no sé bien a bien lo que te pongo. Afuera pasan más niños, corriendo. Y una señora con una olla advierte irritada: "No me sacudas la mano porque voy a tirar la leche..." Y dejo este lápiz, Martín, y dejo la hoja rayada y dejo que mis brazos cuelguen inútilmente a lo largo de mi cuerpo y te espero. Pienso que te hubiera querido abrazar. A veces quisiera ser más vieja porque la juventud lleva en sí, la imperiosa, la implacable necesidad de relacionarlo todo con el amor.
   Ladra un perro; ladra agresivamente. Creo que es hora de irme. Dentro de poco vendrá la vecina a prender la luz de tu casa; ella tiene llave y encenderá el foco de la recámara que da hacia afuera porque en esta colonia asaltan mucho, roban mucho. A los pobres les roban mucho; los pobres se roban entre sí... Sabes, desde mi infancia me he sentado así a esperar, siempre fui dócil, porque te esperaba. Sé que todas las mujeres aguardan. Aguardan la vida futura, todas esas imágenes forjadas en la soledad, todo ese bosque que camina hacia ellas; toda esa inmensa promesa que es el hombre; una granada que de pronto se abre y muestra sus granos rojos, lustrosos; una granada como una boca pulposa de mil gajos. Más tarde esas horas vividas en la imaginación, hechas horas reales, tendrán que cobrar peso y tamaño y crudeza. Todos estamos tan llenos de retratos interiores, tan llenos de paisajes no vividos.
   Ha caído la noche y ya y casi no veo lo que estoy borroneando en la hoja rayada. Ya no percibo las letras. Allí donde no le entiendas en los espacios blancos, en los huecos, pon: "Te quiero..." No sé si voy a echar esta hoja debajo de la puerta, no sé. Me has dado un tal respeto de ti mismo... Quizá ahora que me vaya, sólo pase a pedirle a la vecina que te dé el recado: que te diga que vine.
(Elena Poniatowska, "El recado")


Recienvenido
Bautismal, el poeta crea el mundo cada vez que escribe. Un gesto inaugural que transmuta -desde un verdadero acto de fe- el escepticismo cínico del que está de regreso, por la inocencia del recién llegado, o venido (parafraseando a Macedonio).
(María Belén Aguirre | Prólogo a Mínima boca, haikus de Inés Corton)


Recordar
re-cordare / par couer / by heart.
Volver a pasar por el corazón.
Estamos creando recuerdos (El Príncipe)


Rectangular
Allí vivimos horas llenas de otro sentirlas, horas de una imperfección vacía y tan perfectas por eso, tan diagonales a la certidumbre rectangular de la vida… Horas imperiales depuestas, horas vestidas de púrpura gastada, horas caídas en este mundo desde otro mundo más lleno del orgullo de tener más desmanteladas las angustias… Allí, sólo allí, hay sombras verdaderas y verdadero arbolado.
(Bernardo Soares, Livro do Desassossego | Ex libris Víctor Garay)


(One week | Buster Keaton)


Regalo
La vida es un regalo, no un capital puesto a trabajar en un banco. Por eso hay marchas, contramarchas, dudas. Y siempre se puede ir más lejos, pero no en el lugar de capitalizar sino de experimentar.
(Romina Di Rienzo)


Reja
Del otro lado de la reja está la realidad, de
este lado de la reja también está
la realidad; la única irreal
es la reja...
(Paco Urondo, "La verdad es la única realidad")


Remedio
También hay alacranes. Cada rato se dejan caer del techo y uno tiene que esperar sin resollar a que ellos hagan su recorrido por encima de uno hasta llegar al suelo. Porque si algún brazo se mueve o empiezan a temblarle a uno los huesos, se siente en seguida el ardor del piquete. Eso duele. A Felipa le picó una vez uno en la nalga. Se puso a llorar y a gritarle con gritos queditos a la Virgen Santísima para que no se le echara a perder su nalga. Yo le unté saliva. Toda la noche me la pasé untándole saliva y rezando con ella, y hubo un rato, cuando vi que no se aliviaba con mi remedio, en que yo también le ayudé a llorar con mis ojos todo lo que pude...
(Juan Rulfo, "Macario")



(Topography of tears | Fisher)


Reminiscencia
Sólo tu nombre, sólo
tu voz aún resuena
en el páramo triste
de la reminiscencia.
(Jacobo Regen, Canción del ángel / fragmento)


Retorno
A partir de cierto punto no hay retorno. 
Ese es el punto que hay que alcanzar.
(Franz Kafka, Consideraciones acerca del pecado, el dolor, la esperanza y el camino verdadero)


Retruécano
La tragedia del nacimiento.
(Sofía Marramá)
| lamuertechiquita |


Rima
Sol, como en un día de primavera, esa es la sorpresa. Reflexionar sobre mi persona saca una cosa a la luz: el resto del mundo rima.
(Werner Herzog, Del caminar sobre hielo)


Río
Un hombre entra en el río
dispuesto a refutar a Heráclito
Trastabilla
Pierde pie
Es arrastrado por las aguas
Otro hombre será hallado muerto
en un río al que nunca entró
mañana.
(Eduardo Espósito, "Todo fluye")


Riqueza
No hay que ayudar a los pobres para que salgan de la pobreza. 
Hay que ayudar a los ricos para que salgan de la riqueza.
(Daniel Durand, La energía directamente de Martín Carmona)



(Black & WomanOdin Teatret)


Ritmo
El hombre negro no fue jamás esclavo porque nadie pudo esclavizar su ritmo interior que es la única guía del ser humano.
(Victoria Santa Cruz | entrevista con Eugenio Barba)


Rocío
Las pampas abren a su paso el dolor
Ya desgastado por el tiempo
Tañé en las amazónicas entrañas
Otras son las tierras prometidas
Por algún profeta espurio.
Sin saber cuántas noches el rocío
Ha amanecido en los ojos amerindios
Cuanto ha llovido sobre las fértiles plantas
De los pies descalzos.
(Yaumara Acosta Morales, "El sur")


Roer

Lamer la rótula que se me ha empurgado.

Cruzar a pie el África
pensando en Verlaine.

Roer con el canino
el pan más duro
de ese hambre en Londres
...
mojado en sopa.

Amar menos la bruma
sobre archipiélago
y más al Sol fundido
sobre la mar.

Ser el chico malo de esa fiesta.

Ser Rimbaud
pese a mi madre
mis hermanos
y dios.

Dejar hacer.
Dejar venir

al futuro sobre esta hoja
que el pequeño Artaud
leerá inclinado
sobre su cama.

(María Belén Aguirre, "La rodilla de Rimbaud")


(Sol de Angelis)


Roto
Los cronopios asumen el mundo como algo que necesariamente debe ser roto por una pelota, o por un beso.
(Julio Cortázar, Historias de cronopios y de famas)


Ruina
Un centavo más
puede bien ser mi ruina.
Piensa el mendigo.
(Gustavo Bernstein, "Tres centavos - III" | Ejercicios de fe)


--------------------------------------------------------------------


S


Sacralidad

De una forma esquemática y elemental lo puedo sintetizar así: llamo sacralidad a mi incapacidad de ver en la naturaleza la naturalidad. A otros, las cosas, la realidad, les parecen normales, naturales. A mí todo me parece revestido por una especie de luz relevante, especial, que por eso es mejor definir como sagrada. Ella determina mi estilo, mi técnica...
(Pier Paolo Pasolini)


Secreto (I)
Hay que ser el más secreto de los hombres; no revelar el secreto a nadie ni siquiera al lenguaje. El propio corazón no debe descubrirse a ningún precio. El verdadero designio no es acceder a una improbable realidad, sino quemarse lo más cerca de la luz.
(Pascal Quignard, entrevista en Le Magazine Littéraire, 2006)


Secreto (II)
El cuerpo guarda su secreto, esa nada, ese espíritu que no está alojado en él, sino que está esparcido, expandido, extendido completamente a través suyo, de modo que el secreto no tiene ningún escondite, ningún repliegue íntimo donde sería posible ir a descubrirlo. El cuerpo no guarda nada: se guarda como secreto. Por eso el cuerpo muere, y se lleva su secreto a la tumba. Apenas si nos quedan algunos indicios de su pasaje.
(Jean-Luc Nancy, "Indicio 41" | 58 indicios sobre el cuerpo)


(Víctor Jara)


Sed (I)

Llevas todo el silencio
atado a tu espalda
con él rasgas muros, adivinas caminos
enjugas mañanas.

Una sed crepita en tus pasos
y te hace bostezar toda la primavera,
construir en la risa los puentes del mundo,
saber que allí
a sólo un verso,
se esconde toda salvación.

(Darien Peña Prada, poeta cubano, "Llevas todo el silencio...")


Sed (II)
El revés de la sed
no es el agua
es una criatura hermosa
que apenas me tocó.
(Carolyn Riquelme, "Babel")


Seguridad

Releyendo mi libro mecanografiado
de poesía (este, del que hablamos)
he tenido la visión… ay, de que quizás fuese
sólo un caos de contradicciones -las tranquilizadoras
contradicciones… No, es la visión
de un alma confundida.

Cada falso sentimiento
produce la seguridad absoluta
de tenerlo...

(Pier Paolo Pasolini, "Una desesperada vitalidad")


(Renato Russo)


Selvagem
Nuestro sudor sagrado
es más bello que esta sangre amarga.
Y tan serio.
Y salvaje...
(Renato Russo, "Tempo Perdido")


Serendipia
Hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.
(Horatio Walpole)



Crear valores nuevos, tampoco el león es aún capaz de hacerlo: pero crearse libertad para un nuevo crear, eso sí es capaz de hacerlo el poder del león. Crearse libertad y un no santo incluso frente al deber: para ello, hermanos míos, es preciso el león. Tomarse el derecho de nuevos valores, ése es el tomar más horrible para un espíritu de carga y respetuoso. En verdad, para él, eso es robar, y cosa propia de un animal de rapiña. En otro tiempo el espíritu amó el "Tú debes" como su cosa más santa: ahora tiene que encontrar ilusión y capricho incluso en lo más santo, de modo que robe el quedar libre de su amor: para ese robo se precisa el león.Pero decidme, hermanos míos, ¿qué es capaz de hacer el niño que ni siquiera el león ha podido hacer? ¿Por qué el león rapaz tiene que convertirse todavía en niño? Inocencia es el niño, y olvido; un nuevo comienzo, un juego, una rueda que se mueve por sí misma, un primer movimiento, un santo decir sí. Sí, hermanos míos, para el juego del crear se precisa un santo decir sí: el espíritu quiere ahora su voluntad, el retirado del mundo conquista ahora su mundo.
(F. Nietzsche, "De las tres transformaciones" | Así habló Zarathustra)


Sibilina

Evita los recuerdos rotos.

El sol es como un pianista blanco que canta todos los días, solo, la misma canción. ¿Recuerdas esos días despreocupados, cuando vivíamos juntos en Montparnasse? La vida se ha deslizado sibilina sin que nos hayamos dado cuenta. Las tardes ya se han hecho frías. El corazón atrasa. Acariciados por los besos, los años corren hacia el vacío.

Evita, evita, evita los recuerdos rotos.

(Louis Aragon, Elsa la rose | Agnès Varda)



(Elsa la rose | Agnès Varda)


Siembra

Soy un punto en el espacio
una curva en el tiempo,
la torpe construcción
de una geometría del absurdo.

Me pierdo en la lenta tarde
abstraído, desorientado
en la confusa topografía de la nada.

Cómo he de hacer
en los minúsculos intervalos
que cortan el silencio
para dejar sembrada
una palabra que respire.

(Víctor Garay, "Soy un punto en el espacio...")


Silencio (I)

Soy un silencio
que dice.

(Sergio Felipe Mattano, "Autopornografía" / fragmento)


Silencio (II)
Hay una masonería del silencio que consiste en no hablar de él y adorarlo sin palabras.
(Clarice Lispector, Aprendizaje o El libro de los placeres)


Silueta
El volumen, el plano, la sombra, la silueta, la nada.
Todo se desvanece en un tiempo efímero.
Tenemos algo, poco, y el resto lo imaginamos.
Tratamos de adivinar qué hay adentro
y soñamos con lo que deseamos que sea.
Y ahí está la realidad: lo que nosotros vemos.
(Omar Anteri, "Serie Siluetas")


(Omar Anteri)


Sintaxis
Lo que llamamos estilo sucede más allá de la gramática. No es lo mismo decir: "ahí está la ventana" que "la ventana está ahí". En un caso se privilegia el espacio; en el otro, el objeto. Toda sintaxis es una concepción del mundo.
(Abelardo Castillo, Ser escritor)


Sitio

No te pido que me libres
de los ojos llorosos, de los estornudos: eso
forma parte de tu ser en mí; pero sí que no me expulses, que
me dejes en mi lugar, ahora
que ya sé cuál es.

Después
de tantos años, remover el planeta, sospechar que mi sitio
no estaba en ninguna parte,
vengo a saber que mi sitio soy yo, que lo llevo puesto; y
un sitio así no se negocia.

(Santiago Sylvester, "(invocación al ácaro)" / fragmento)


Sobrevivientes
Sí, mi amor... estamos rodeados por incrédulos. A veces pienso que no vamos a poder contra ellos... y hay otros días en los que una fe enorme me invade y quisiera que el día dure más horas para hacer cosas buenas para este mundo, para esa multitud (o puñado) de desconocidos para los que grabo de noche. No somos héroes de nada. Somos sobrevivientes sonriendo por la sonrisa de otro sobreviviente.
(María Belén Aguirre, Amor Bastardo)


Sol (I)
Ahora salió el sol para un día triste (Eisejuaz).
¡Qué lindo día para estar tan triste! (Marcela Duhart).



(Frida Kahlo)


Sol (II)
Hemos llegado
a la hora exacta
en que el hombre roto
mira el sol.
(Martín Di Benedetto, "El hombre" / fragmento)
| cineabc |


Soledad
Las verdades más profundas
se dicen en la oscuridad.
No tienen rostro. Sólo tienen voz.
Son las acciones humanas
que se repiten en la noche
cuando el silencio descascara
las alegrías y las tristezas.
La mirada concentrada
bajo un cielo de estrellas,
las mariposas danzando a la luz de la vela,
chisporroteando en el fuego...
En esa oscuridad
se abre como una flor
el sentido de estar.
Y esa verdad está en la soledad
de cada uno compartiendo soledades.
(María de Mar Azul, “Las verdades más profundas…”)


Sombra (I)
Hoy una luz confundió nuestras sombras....
(Juan Rosasco, "Mi patio")


Sombra (II)
Que no me duelas
a la luz nocturna
de los muchachos en flor
sin Proust en Parque Lezama
(oh memorias!)
que sepas que estoy olvidándote
entre sombras de desconocidos
(oh futuro!)
que entraré en la sombra mordiendo tu nombre
mezclado de otros amargores,
veneno del olvido.
(Alejandro Ricagno, "Que no me duelas a la luz nocturna...")



(Claudio Ricatti)


Sombra (III)
Si un creador no se encuentra atenazado por un conjunto de imposibilidades, no es un creador. Creador es aquel que se crea sus propias imposibilidades al mismo tiempo que crea lo posible. Como McEnroe, encontrará la solución golpeándose la cabeza. Hay que darse contra la pared porque sin ese conjunto de imposibilidades no será posible hallar la línea de fuga, la salida que implica la creación, esta potencia de lo falso que constituye la verdad. Hay que escribir de forma líquida o gaseosa, precisamente porque la percepción normal y la opinión ordinaria son sólidas, geométricas. Es lo que hizo Bergson en filosofía, lo que James o Virginia Woolf hicieron con la novela y Renoir en el cine (así como el cine experimental, que ha llegado muy lejos en la exploración de los estados de la materia). No se trata de abandonar la tierra, sino de devenir tan terrestre como para inventar las leyes de los líquidos y los gases de los que depende la tierra. El estilo tiene, pues, necesidad de mucho silencio y de mucho trabajo para conseguir fabricar una turbulencia que, después, se lanzará como una cerilla perseguida por los niños en las aguas de un arroyo. Porque un estilo no se hace componiendo palabras, combinando frases o utilizando ideas. Hay que abrir las palabras, hender las cosas para extraer de ellas los vectores de la tierra. Todo escritor, todo creador es una sombra. ¿Cómo hacer la biografía de Proust o de Kafka? Cuando se escribe, la sombra es anterior al cuerpo. La verdad es la producción de existencia.
(Gilles Deleuze, Conversaciones)


Sonido
Creo que el teatro es pentasensorial, es decir, es algo que se presencia. Y uno deposita el principal acento en lo que ve. Pero está descuidando lo que oye, precisamente por la virtud del sonido. El “ver” a uno le permite separar. En cambio el sonido viene a uno y lo rodea totalmente. Tendrías que detenerte como puede hacer un musicólogo, o un crítico delicado de la música, para empezar a separar, pero el espectador en la sala transcurriendo en tiempo real es invadido por el sonido, no es invadido por lo que ve, él invade el escenario con la mirada. El sonido lo invade a él... (Juan Carlos Gené, entrevista publicada en El sueño y la vigilia / Todo verde y un árbol lila, Losada 2014)


Sopa
De repente nos entra
un amor desmedido por el prójimo.
Nos sentimos de golpe
como el canalla moribundo
que pide perdón a manotones.
Ya vamos de puerta en puerta:
queremos dar nuestro plato de sopa,
el cigarrillo que nos queda,
arrancarnos un ojo y decirle
a ese alguien, el prójimo:
-Mira con él la lluvia o el otoño,
apenas si lo he usado,
es el izquierdo.
(Javier Villafañe, "De puerta en puerta")




Sopla
Una obra de danza que nace en el momento mismo en que falla.
(Los Mismos Danza)


Sudario
Existen algunos hombres misteriosos que no pueden ser sino gigantes. ¿Por qué lo son? Ni ellos mismos lo saben. ¿Lo sabe acaso quien los ha enviado? Tienen en la pupila una visión terrible que nunca los abandona. Han visto el océano como Homero, el Cáucaso como Esquilo, Roma como Juvenal, el infierno como Dante, el paraíso como Milton, al hombre como Shakespeare. Ebrios de ensoñación e intuición en su avance casi inconsciente sobre las aguas del abismo, han atravesado el rayo extraño de lo ideal, y éste les ha penetrado para siempre. Un pálido sudario de luz les cubre el rostro. El alma se les sale por los poros. ¿Qué alma? Dios.
(Victor Hugo, "Sobre el genio")


Sueldo
Ciudad de Buenos Aires, la capital de Argentina, el hábitat de mis suelas, el escenario de mis planteos, la razón de muchas de mis heridas, el lugar que tiene más marcas publicitarias que banderas nacionales, personas que renuevan a cada rato su moda, seres cada vez más lejos de la elevación, devotos de la resaca tecnológica del primer mundo, una avenida que disfraza una frontera, trenes donde la gente se cansa de viajar como bolsas apiladas, pero no protesta mientras el premio sea el sueldo de fin de mes.
¡Sueldo, sueldo, sueldo!; razón de este caos, fragancia de este basural, enemigo de todo lo puro. 
Ciudad ubicada en un beso de lengua mismo del agua y la tierra, en un orgasmo de la naturaleza llamado Río de la Plata. Ciudad que gracias a mercenarios conquistadores, ligó de rebote un hermoso nombre, quizás su mayor virtud, quizás su única sonrisa. Pero también hoy su última utopía, volver a sentir y deleitarse con buenos, limpios, resplandecientes aires...
(Camilo Blajaquis, "Conurbano y sus desgastes" / fragmento)


Suerte
Me alegro de que no se me dé bien irme a la cama con desconocidas. Me alegro de ser un imbécil. Me alegro de no saber nada. Me alegro de no haber sido asesinado. Cuando me miro las manos y veo que aún están en su sitio, pienso para mí: vaya suerte que tengo.
(Charles Bukowski, "Puteo lírico")



(Nicolas Burrows)


Superhéroe
El cuello de mi padre me revela su edad, su proximidad a la muerte, no así su pelo blanco, ni muchos menos sus manos ni su mirada cansada, sobrecargada de un pasado de improvisación y resurrecciones. El cuello de mi padre y sus miles de líneas agrietadas son hoy el envejecimiento de un superhéroe con posibilidades de perder, con pliegues de una piel vieja que esconde mugre de años sin descansar. El cuello de mi padre me recuerda un viejo caballo de carrera, haciendo luz de su pasado. Un hombre de carne y huesos gastados, de primarias incompletas, de oficios infinitos y absurdos. La eterna terquedad de la mula y el eterno deber ser, hijo de un inmigrante. Amistosa imagen, en la que abrazado a su cajón, yo pueda contar quién fue. Cuando su muerte llegue, cuando mi muerte...
(Matías Thano, "El cuello de mi padre")


---------------------------------------------------------------------


T


Tambor
¿De qué silencioso dolor elegí ser el tambor?
(Jada Sirkin, El sueño del Ginko)


Tango
¿"El mal del siglo"? ¿Pero lo hay? ¿Dónde se autoriza tal opinión? ¿En qué tango se dice eso? Mientras no lo diga un tango, única fidedignidad nuestra, lo único seguro por ser la sola cosa que no consultamos a Europa, pues hasta hemos tenido algún Presidente en consulta con Londres y París".
(Macedonio Fernández, Papeles de Recienvenido)

Nota:
En 1934, cinco años después de la publicación del texto de Macedonio, Enrique Santos Discépolo escribe el tango "Cambalache", estrenado por Sofía Bozán a fines de ese mismo año en el Teatro Maipo, en la revista titulada “Esmeralda al 400".
(Enrico Príncipi)



(Antonio Seguí)


Tanto
Hay tanto dentro de mí,
que a veces nada.
(Sandra Aguirre, "Pulso")
| electrabaila |


Taza
Entre isla muy tuya e isla mía fracasan astros obstinados. Ellos encienden su misericordia en el invierno áspero. Hago la soledad en ropas apretadas. En el humo de la taza de café hay más espera que un país. Animal con miedo, me agarro de la taza fuertemente para no caerme al vacío.
(Máximo Ballester, En la orilla)


Tela
¿Qué es esa lucha con fantasmas antes de pintar? ¿Qué son esos fantasmas? Pero sobre todo, ¿qué es ese antes? Una tela no es una superficie blanca, ya está llena, el problema va a ser realmente el de quitar esas cosas invisibles que ya han tomado la tela... existencia virtual, existencia de una fuerza, de una gravedad.
(Gilles Deleuze, Pintura. El concepto de diagrama)


Texto
Me figuro una textura sin grietas ni fisuras, espesa, con una trama compacta que disimula los hilos. Un texto al que se accede con los ojos cerrados (con la entrega de un beso) como se recibe una música. Y luego un temblor, un rincón, una grieta. Una salida...
(Enrico Príncipi)


Tiempo (I)
¿Quién dijo que el tiempo cura todas las heridas? Sería mejor decir que el tiempo cura todo menos las heridas. Con el tiempo, el dolor de la separación pierde sus límites reales. Con el tiempo, el cuerpo deseado pronto desaparecerá, y si el cuerpo que desea ha dejado ya de existir para el otro, entonces lo que queda es una herida… sin cuerpo.
(Samura Koichi, Sans Soleil | Chris Marker)



(María Baumler)


Tiempo (II)
Hay que agradecer al tiempo que no se disculpe por las heridas que nos causa.
(Raúl Gustavo Aguirre, Olas)


Tierra (I)
"Duerme negrito"
como toda canción de cuna
pisa la tierra
y es un poco metafísica.
(Atahualpa Yupanqui)


Tierra (II)
Tendido a la sombra de
un árbol, yo soy un niño
dormido en medio del campo.
La tierra parece que
tiene suavidad de falda...
(Juan L. Ortiz, "Siesta”)


Tierra (III)
Una historia que se cuenta es verdadera mientras dure el relato... Y el pobre es el mejor de los cuentistas, porque cada noche debe apoyar su oído en la tierra.
(Gobinda Sadhu)



(Miracolo a Milano | V. De Sica)


Tijera
Sin conocerte
sos pura presencia
cortando nuevas historias
que se enlazan con las de antaño
acercando geografías
y asistiendo a la paradoja
que cortar gesta la maravilla
de unir familia.
(María Elena Mora, "Tijeras I")


Toldo
Quédese en mi toldería
que en medio de esta pobreza
no faltará con certeza
un toldo pa’ cobijarse
ni un trago con que mamarse
para olvidar la tristeza...
(Leonardo Favio, Juan Moreira)


Topo
El topo es un animal que cava galerías bajo la tierra buscando el sol.
A veces, su camino lo lleva a la superficie;
cuando ve el sol / queda ciego.
(Alejandro Jodorowsky, El topo)


Tormenta
Plantas inmóviles
antes de la tormenta.
Una sola hoja tiembla.
(Juan José Saer, "Haiku")


Tristeza (I)
La verdadera cuestión es esta: ¿qué puede un cuerpo? ¿De qué afectos somos capaces? (...) La tristeza, los afectos tristes, son todos aquellos que disminuyen nuestra potencia de obrar. Y los poderes establecidos necesitan de ellos para convertirnos en esclavos. El tirano, el cura, el ladrón de almas, necesitan persuadirnos de que la vida es dura y pesada. Los poderes tienen más necesidad de anestesiarnos que de reprimirnos, o como dice Virilio, de administrar y de organizar nuestros pequeños terrores íntimos. Los enfermos, tanto del alma como del cuerpo, no nos dejarán, vampiros que son, mientras que no hayan conseguido contagiarnos su neurosis, su angustia, su querida castración, su resentimiento contra la vida. Todo es cuestión de sangre. No es fácil ser un hombre libre: huir de la peste, organizar encuentros, aumentar la capacidad de actuación, afectarse de alegría, multiplicar los afectos que expresan o desarrollan un máximo de afirmación. Convertir al cuerpo en una fuerza que no se reduzca al organismo, convertir al pensamiento en una fuerza que no se reduzca a la conciencia. Enseñar al alma a vivir su vida, no a salvarla...
(Gilles Deleuze y Claire Parnet, Diálogos)



(Paula Bonet)


Tristeza (II)
... Tristes hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.
(Miguel Hernández, "Tristes guerras...")



Tristeza (III)
Ahora que se fue el jabonero, aprovecharé para confesarle que suelo elegir a mis amigos entre la gente triste. Y no vaya a creer el ama de casa Sunlight que nuestras reuniones consisten en charlas lacrimógenas. Nada de eso: concurrimos a bailongos atorrantes, amanecemos en lugares desconocidos, cantamos canciones puercas, nos enamoramos de mujeres desvergonzadas que revolean el escote y hacemos sonar los timbres de las casas para luego darnos a la fuga. Los muchachos tristes nos reímos mucho, le aseguro. Pero eso sí: a veces, mientras corremos entre carcajadas, perseguidos por las víctimas de nuestras ingeniosas bromas, necesitamos ver un gesto sombrío y fraternal en el amigo que marcha a nuestro lado. Es el gesto noble que lo salva a uno para siempre. Es el gesto que significa "atención, muchachos, que no me he olvidado de nada".
(Alejandro Dolina, "Instrucciones para abrir el paquete de jabón Sunlight")


---------------------------------------------------------------------


U


Última
Con la última luz se alcanza a captar lo que no se ve el resto del día.
(Alberto Giacometti, Retrato de Giacometti | James Lord)


Únicos
Yo he vivido siempre aquí, trabajando junto al río. Y aquí quisiera vivir siempre. No porque la vida sea muy buena, sino porque nosotros somos los únicos que podemos mejorarla.
(Raúl Beceyro y Juan José Saer, Gaitán a casa)
| gaitánacasa |


Uno
Y el hombre que ama con la nobleza con que yo amo siempre –y sé bien que hay millones como yo- tiene fatalmente caídas en la desesperación profunda, como la que yo tuve en “Uno”, canción que respeté en su salvajismo poético, con el respeto que merecen los caídos cuando se pasa lista.
(E. S. Discépolo, 1947)



(Francisco de Goya)


Usted
¿Qué pasa?: ¿Decidió matar el tiempo y se le alargó? ¿Por qué no vuelve al cine? Seguro que algo nuevo ya se estrena. Ahora bien, si usted no es tan cobarde como para seguir dedicándole toda su vida de vigilia a los pasatiempos, entonces siga leyendo. Usted tiene un complejo de inferioridad que le queda grande. Así es. Usted es mucho menos que aquello que a usted lo acompleja. Pero no se apene. Acá lo importante es llegar a usted mismo, sea lo que fuere que eso signifique. Así que, basta. Termínela. Reduzca sus posibilidades a lo que lo entusiasme y punto. Una vez demarcado ese camino, ocúpese de parecer aquello que quiere ser. Entienda de una buena vez que no le alcanza con hacer esto o aquello. Además de hacer usted tiene que parecer eso que hace. Imprímase el catálogo de gestos que dan objetividad a eso que usted dice ser. Entusiásmese con ese aspecto de profesional de su ser que le va a traer abundante clientela...
(Sebastián Vigo, Cómo estar deprimido y hacer cosas)
| cómoestardeprimidoyhacercosas |


Útero
Las mismas hojas para otro parir, si esto es posible. Un otro lugar empieza a gestarse y hasta parece no ser tan ajeno. Me desaloja del útero conocido. Hubieron señales desoídas que hoy toman firmas que pugnan por emerger, presentificándose desprolijas. Se tratará de reanudar garabateando en ellas, para asistir, si esto es posible también, a un nuevo nacimiento.
(María Elena Mora)


---------------------------------------------------------------------


V


Vacilación
Si el poema suena bien
es porque le da tiempo a la duda.
Tal es la regla.
En la vacilación
palpita la poesía.
La convicción
construye un cementerio
de frases hechas.
(Gustavo Bernstein, "Arte poética" | Mutatis mutandis)


Vacío
Sobre mi mano,
la mitad de una manzana brilla.
La otra mitad está sobre una mesa a miles de
kilómetros de aquí.
Es imposible morder esta mitad
sin que duela el vacío.
(Jorge Boccanera, "Hablan los ojos de Nazim Hikmet")


Vanidad (I)
Hay una cosa necesaria: todo.
El resto es vanidad de vanidades.
(G.K.Chesterton, "Eclesiastés")



(Marcel Duchamp | Fotografías de Denise Bellon)


Vanidad (II)
El ojo nunca es víctima de la inteligencia, pero cuando confluyen resulta algo único. Como en Marcel Duchamp. La fotógrafa nos muestra la mirada que en el siglo más ha cambiado la nuestra. Un cambio de ángulo, y parece como si intuyera el malentendido que le espera. Quería demostrar la vanidad del arte y un día servirá al arte de la vanidad.
(Yannick Bellon - Chris Marker, Recuerdos del porvenir)


Velocidad
Nuestra época se abandona al demonio de la velocidad, y por este motivo se olvida tan fácilmente de sí misma. Pero yo prefiero darle la vuelta a esta afirmación: nuestra época está obsesionada por el deseo de olvidar, y para realizar tal deseo se abandona al demonio de la velocidad; si acelera el paso es porque quiere hacernos entender que ahora ya no aspira a ser recordada, que está cansada de sí misma, disgustada consigo misma; que quiere apagar la trémula llama de la memoria.
(Milan Kundera, La lentitud | Ex libris María Belén Aguirre)


Vender
¿Venderle el alma al diablo? Sí, pero cara.
Y si se puede, venderle también otras cosas.
Y venderle a Dios lo que el diablo no compre.
(Vicente Luy)


Veneno
Esas heridas que cierran con el tiempo son las que guardan todo el veneno.
(Herbert Marcuse, Eros y civilización)


Verano
Al final del verano, los pichones saltaron del nido y los sintió desplazarse temblorosos sobre la rama con sus delgadas patitas, tomar impulso una y otra vez y por fin lanzarse y caer en el aire como una hoja. Un árbol en verano es casi un pájaro. Se recubre de crocantes plumas que agita como el viento y sube, con sólo desearlo, desde el fondo de la tierra hasta la punta más alta, salta de una rama a otra todo pajarito, ave de madera en su verde jaula de fronda.
(Haroldo Conti, "La balada del álamo Carolina")


(Francisco de Goya)


Verbo
Empecemos por el título. Seamos cordiales y letales.
La situación en la que se encuentra el hombre en el grabado de Goya, “El Ajusticiado”, es inseparable del participio como modo verbal que indica el nombre de la obra. Participio en el que está y estará por siempre, irreversiblemente, la clave del destino del condenado. Bajo esta tiranía del “ado” es que lo temporal restringe sus posibilidades en dos: La primera está presente el futuro cercano que se avecina (Probablemente se trate de su muerte) y la segunda está signada con el mismo nivel de densidad premonitoria pero es más apremiante aún, ya que el tiempo problematizado es el tiempo presente, un curioso tiempo presente, uno que empuja al pánico, que avanza con ansia en un instante congelado pero contradictoriamente movedizo.
Esta instancia de espera (del que desespera en un interminable instante) es el corazón del participio, su alma, su razón de ser y la situación del condenado es aquí la situación del esclavo del participio. ¿Cuál es la libertad de la que carece? La de la decisión sobre su vida. De todo es, el ajusticiado, partícipe, de la imagen icónica, como “Alma”, de su rostro, de su crucifijo. Sólo no es partícipe del participio que escinde la inmutable inmanencia de su condena en donde su organicidad se ha congelado, su esclavitud, su negada libertad, es la cadena léxica que es dueña de su cuerpo. ¿Es dueña, esta cadena de la redención del condenado? No lo sabemos (...).
¿La cruz impresa en la túnica será la que acompañe al cajón al probable futuro cadáver? ¿Y el crucifijo? De ser así, el final preanunciado sería el de la salvación. Allí, el “ajusticiado” pasaría a tener status de “crucificado” y pasaría de ser un pobre derrotado a ser un mártir de la cruz, un mártir del logo.
Tal vez una parte de la historia del mundo este signada por una voraz guerra de logos, de la cual la cruz cristiana sale ilesa y triunfante una y otra vez. Curioso logo, la cruz, figura de dos rectas superpuestas, transmiten una integridad de la complementariedad perfecta entre lo horizontal y lo vertical que encuentra, su aparente genialidad en el punto de intersección de las mismas. Allí, en esa ilusión de perfección “entrecruzada” el ojo es engañado. No es en la intersección de sus rectas donde la cruz prevalece y triunfa.
¿Será entonces, tal vez, en sus escondidas moléculas indivisibles, en sus puntos invisibles, en sus células dormidas que esperan con paciencia desde hace dos milenios la llamada de una voz omnipresentemente deslocalizada para estallar en mil pedazos?
El llamado, aunque se postergue eternamente, será la señal total. Y entonces las esquirlas de la bomba herirán de muerte todos los principios, que pasaron pasan y pasarán por los principados del participio, en ese estallido, volará por los aires el verbo conjugado, entonces la voz omnipresente se hará presente en una inaudita e insoportable condena hacia la trascendencia del verbo indefinido, el verbo desencarnado. Entonces el contrato “verbo – carne” habrá sido demolido por siempre.
Algunos exégetas prefieren llamar a esto, el apocalipsis.
(Matías Muro, Acerca del "Ajusticiado" de Goya)


(Los espigadores y la espigadora | Agnès Varda)


Verdad (I)
La gente que es de verdad se consume. La que no, proyecta, vive e incluso se puede morir. No me gusta la gente que se guarda cosas...
(Alejandro Ricagno | Monserrat 2011, 14 de agosto, circa 4 am)


Verdad (II)
Sal de mi cuerpo y cuenta mi única verdad.
(Sofía Marramá | Villa Berna - Córdoba)


Verdugo
Quiero ver el rostro del verdugo.
Temo que sea el mío.
(Gustavo Bernstein, "En el patíbulo" | Ejercicios de fe)


Vergüenza
Yo creo que en el origen del arte encontramos esa idea, o ese sentimiento muy vivo de una cierta vergüenza de ser un hombre, que hace que el arte consista en liberar la vida que el hombre ha encarcelado. El hombre no deja de encarcelar la vida, no deja de matar la vida. El artista es aquel que libera una vida, una vida potente, una vida que es más que personal, que no es la propia vida... El arte libera la vida de esa prisión de vergüenza. Resistir es liberar a la vida de la prisión.
(L'Abécédaire de Gilles Deleuze - Résistance)


Victoria
Recemos juntos:
Creo en la victoria
de los que pierden.
(María Belén Aguirre)


Viento

En la poesía del camino
se encuentra que el don
de los hombres es formar
parte del viento.

Sostener el aliento
de las horas muertas
volverlas a la vida
en cada acierto.

(Leandro "Botis" Machín, "La última lágrima" / fragmento)


Vino

a Andrés, un discepoleano del dasein de posta.

para que todos bebieran
como un buen vino generoso
anduve derramándome
por las mesas del mundo.

tarde reparé que nadie
Nadie
bebe el vino derramado....

(Alejandro Ricagno, "Discepoleano")


(Enrico Príncipi)


Violetas
Hay una flores violetas
en un monasterio
que en invierno crecen como un colchón
a la sombra de los árboles.
Y uno puede tirarse de pecho
sobre ellas
y sentir hasta el alma
la humedad de la tierra.
Un día, le pedía a Dios, con lágrimas:
Carajo, estate siempre así conmigo
como ahora.
A vos sí
te pido que me quieras.
(Héctor Viel Temperley, "Hay unas flores violetas...")


Voz
El actor talla cada parlamento. A veces, el recuerdo de un gesto casual -tal vez alguien muy próximo o muy admirado-, la entonación de cierta precisa voz oída hace mucho tiempo, reaparece vívidamente y viene a constituirse como rasgo expresivo preponderante. En la voz resuena el recuerdo, y en él se apoya y se resuelve la actuación (...) Suena, en el silencio íntimo, aquella antigua voz amada. A veces el sueño la devuelve. Lo inaudible, perdido para siempre, ese secreto indescriptible, sombra órfica más poderosa que la visión, huella, acento, aire en el aire.
(Claudia Schvartz, Caligrafía de la voz)


Vulgaridad
El primer rasgo de la Vulgaridad consiste en que es invasiva, en su deseo de transformar en Vulgar incluso a aquel que no lo es, que es extraño a su mundo...
(Pier Paolo Pasolini,  La Divina Mímesis)


---------------------------------------------------------------------




Zapato
Hoy estoy sin saber yo no sé cómo,
hoy estoy para penas solamente,
hoy no tengo amistad,
hoy sólo tengo ansias
de arrancarme de cuajo el corazón
y ponerlo debajo de un zapato...
(Miguel Hernández, "Me sobra el corazón")